Mostrando entradas con la etiqueta cuscus. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta cuscus. Mostrar todas las entradas

Restaurante árabe Salam o La Paz

0 comentarios

El restaurante que voy a reseñar hoy está lejísimos de mi zona de actuación, pero repetiría cada día. Se trata del restaurante árabe Salam o La Paz, que se encuentra en la Avenida de Montesierra nº20, justo enfrente de la gasolinera Repsol. Nunca antes de ir había escuchado hablar de él, y ahora sólo hago pensar en la próxima vez. Sí, amor a primera vista.

Estar en este restaurante es volver a Marruecos. No sólo por su comida sino también por la estructura del local, el mobiliario, los camareros, los comensales... casi todos son marroquíes y de vez en cuando aparecemos algunos "guiris" en el local, como yo.

Mi amiga Belén está abonada al restaurante. Va casi todos los viernes a comer cuscus. Y uno de ellos la acompañé yo. Es genial llegar y que te sonrían, te sienten en una de las mejores mesas y te pongan un plato de aceitunas, pero de las de allí, la mezcla de amarillitas y moradas. Nada más sentarnos nos preguntaron si queríamos para beber una tetera grande o pequeña. Grande grande, que la comida árabe sabe mucho mejor con un té. ¡Ay! Parece que nos conocieran de toda la vida.

Los platos son enormes, es igual que comer en Marruecos pero al otro lado del Mediterráneo. En serio, enormes. Entre las dos no pudimos terminarnos toda la comida.
De primero pedimos cuscus de verdura con cordero que estaba riquísimo. Me encanta cómo cocinan la calabaza y la zanahoria, y también la textura del cuscus. Si habéis estado en Marruecos, ya sabéis a qué me refiero; si no habéis estado, estáis tardando en ir a este restaurante a probar el cuscus.

Cuscus. Restaurante árabe Salam-La Paz. El Tapeador.


Y de segundo, pinchitos de kefta -que son mis preferidos-, pero hay también de pollo, de hígado, de ternera, merguez... mmm, ¡qué rica! Creo que merguez para la próxima vez que vaya.
Tienen también pastela (no sé si hay que encargarla previamente), tajines de ternera, de pollo con pasas y almendras, de kefta con patatas y tomate y... ¡menudo con garbanzos! Jajajajajja. Nunca lo he comido fuera de Sevilla y me sorprendió que lo tuvieran. Aunque como era viernes, el plato estrella era el cuscus. 
De postre tomamos otra tetera grande y algunos pastelitos árabes. A mí no me gusta mucho lo dulce, pero tengo que reconocer que estaban muy buenos.

Pinchitos de kefta. Restaurante árabe Salam-La Paz. El Tapeador.

Además de restaurante es también tienda de ultramarinos. Puedes comprar allí carne halal, algunas verduras, cuscus, especias, embutidos, galletas marroquíes, té y tajines, cuscuteras y otras ollas para preparar comida árabe. Yo ya sé cuántos tajines voy a comprar la próxima vez que vaya.

Durante Ramadán cierra al mediodía y abre para la ruptura del ayuno. Una pequeña ayuda para superar mi nostalgia y para conocer otras tradiciones culinarias del mundo. ¡Qué ganas de probar la shorba!

Los platos cuestan alrededor de 6€ y son bastante abundantes. Creo que por todo lo que comimos (y sobró comida) no llegamos a pagar 10€ cada una.
Los camareros son súper amables y la comida llega muy rápido.  Es cierto que sólo he probado dos platos de la carta, pero volveré pronto a probar el resto.

Por todo esto, nuestra valoración es


Tienen perfil Facebook y su número de teléfono para reservas y encargos es 631 557 345 y 631 470 460. 


Restaurante marroquí Al-Medina

0 comentarios

La recomendación de hoy es de mi restaurante árabe favorito. Se llama Al-Medina, que significa "ciudad" y también es el nombre de la segunda ciudad santa del Islam. La primera es La Meca.

Restaurante "halal"

Al-Medina se encuentra en una calle poco transitada del centro, calle San Roque, muy cerca de la Plaza del Museo. Comenzó su andadura en el año 1998, ya lleva quince años en Sevilla, y con el paso de los años su servicio se ha ido haciendo cada vez mejor.

La comida que podemos encontrar aquí es marroquí y todo está bueno. Desde las aceitunas que ponen en el aperitivo hasta el té con pastelitos marroquíes del postre.

Como yo soy súper fan de esta comida -defecto profesional- siempre que voy me quedo con ganas de haber pedido algo más. Pura ansia es lo que yo soy.

Ensalada bereber.
Esta última vez pedimos de entrante una ensalada bereber que estaba  muy rica. Está compuesta de pimiento asado, tomate y cebolla.
Y también dos pastelas: una de ave y otra de queso de cabra. La pastela de ave, espectacular. Sin palabras. Todavía me estoy relamiendo de gusto.
La de queso de cabra me decepcionó un poco. Cuando la vi en la carta me emocioné porque me encanta el queso y pensé que la mezcla sería estupenda, pero no. Está casi insípida, ponen muy poquita cantidad y no tiene ni punto de comparación con su pastela estrella de ave.

Para seguir pedimos un cuscus vegetal y dos brochetas: una de kefta (carne picada especiada) y otra de cordero. Las brochetas, espectaculares. Hechas a la brasa, un poco picantitas... me recordaban tanto a mis almuerzos en el restaurante La Unión de Tetuán...  Yo prefiero las de kefta porque el cordero no es mi plato favorito, pero las dos estaban riquísimas. Y en su punto justo.

Brochetas

El cuscus marroquí es una delicia. Normalmente lo pido vegetal con pollo o cordero, pero como ya habíamos comido mucha carne, decidimos pedirlo sólo con verduras. ¡Me encanta! El cuscus marroquí es del color de la sémola: blanco, suelto y se come acompañado del jugo de las verduras. Mi verdura favorita en el cuscus es la cebolla. Y éste tenía mucha, además de pasas y almendras.

Pastela de ave 
Y para finalizar nuestra fantástica comida, nos invitaron a un té con pastelitos marroquíes: cuernos de gacela, baklawa, dulces de almendras...

A pesar de que la comida marroquí es baratísima, este sitio no lo es tanto. Los precios rondan los 12-16€ por plato y aunque los pagas gustosa porque la comida y el servicio merecen muchísimo el precio, tengo que reconocer que no es un restaurante para ir todos los días.

Pastela de queso de cabra 

El servicio es impecable y los camareros son súper profesionales y muy muy simpáticos y Farid, el dueño, suele estar por allí a la hora de cenar.

Cuentan también un menú de mediodía servido de martes a viernes por 12€ + IVA que incluye las mejores especialidades de la cocina marroquí como la harira, ensalada marroquí, brochetas o cuscus.



Su página web, por si queréis reservar ya ;-)  o conocer más sobre la gastronomía marroquí: http://www.restaurantealmedina.com/


Nuestra valoración: 




 
  • El Tapeador © 2012 | eltapeadorsevilla@gmail.com| Diseñado por BUMERlab
    !-- Place this tag where you want the +1 button to render. -->