Mostrando entradas con la etiqueta SuperDPM. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta SuperDPM. Mostrar todas las entradas

A plomo

0 comentarios

Hace ya unos mesecitos que estoy viviendo en Cádiz y he comido en unos sitios estupendos pero el sábado pasado por recomendación de mi amigo Javi fui a A plomo y decidí que quería inaugurar mi etapa gaditana con este restaurante. Se encuentra en la calle Fernández Ballesteros nº3 (muy cerquita del paseo marítimo).
A plomo no lleva mucho tiempo abierto, creo recordar que desde octubre de 2016, pero todo el mundo que lo ha probado se ha enamorado de su carta, que según pone en la web irán renovando cada tres meses para adaptarse a los productos de temporada. Y la verdad es que sí, porque revisando la carta de la web y la que nosotros vimos ya hay algunas diferencias.

Es un local pequeñito con tres partes: la barra, las mesitas altas y el comedor. Al ser pequeño es imprescindible reservar mesa en el comedor. No sé si las mesas altas van por reserva también, pero me enteraré la próxima vez.

Hummus con papa dum. A Plomo Cádiz. El Tapeador.

El comedor es muy acogedor, con luz tenue, espacio suficiente entre las mesas para no molestarse los comensales incluso aunque haya grupos y amplios ventanales. Nosotros fuimos a cenar pero imagino que la luz al mediodía será preciosa.

Pulpo a la brasa. A plomo Cádiz. El Tapeador. Tienen una carta no muy extensa pero con platos muy ricos. Como entrante pedimos hummus con papa dum (por recomendación y porque somos los tontos del hummus) pero también nos llamó mucho la atención el paté de ortiguillas, que caerá la próxima vez. El hummus súper rico, ningún sabor sobresalía sobre otro, muy buena textura y bastante cantidad.

Como entrantes calientes queríamos probar el tataki de presa, el ravioli de rabo de toro y el pulpo a la brasa. Pero ya habían cambiado la carta así que nos decidimos por el pulpo y pad thai. Aunque finalmente sólo pedimos el pulpo porque nos parecía que iba a ser mucha comida. Y acertamos. El pulpo estaba en su punto y las patitas muy crujientes. La salsa que lo acompañaba estaba deliciosa y la verdad es que es un acierto porque a mí no se me hubiera ocurrido nunca ponerle salsa al pulpo.

Queríamos comer también un poco de carne y nos decidimos por la rubia gallega (también recomendación de muchos clientes) pero no quedaba así que pedimos carrillada ibérica lacada con bulgur. Venían dos piezas y la carne estaba muy blandita y con un sabor estupendo. La ensalada de bulgur -para mi gusto- un poco aceitosa, pero eso no le quita ningún mérito al plato.

Carrillada ibérica lacada con bulgur. A plomo Cádiz. El Tapeador.

Para finalizar la dulce velada pedimos strudel de manzana, al que acompaña una bola de helado de leche merengada. ¡Ay, qué pena que yo no pueda comer ahora helados porque ese sabor era mi favorito! Estaba muy bueno, y eso que los postres en este blog no suelen abundar mucho.

Pedimos vino por copa, aconsejados por la maître Angie. Esta cena la maridamos con Forlong Petit.

Ahora me gustaría hablar del servicio de camareros
. Son super profesionales y super atentos. Se nota que el cliente es lo primero y lo más importante. Un diez para ellos. 


Por último, si queréis reservar podéis llamar al 856 07 10 57 en horario de apertura. Almuerzos de martes a domingo de 13.30 a 15.30 y cenas de martes a sábado de 20.30 a 23.30. Cierran domingo noche y lunes todo el día pero abren festivos y sus vísperas.
Si los quieres seguir por redes, aqui puedes encontrar su Facebook.

Por todo ello nuestra valoración no podía ser otra que



Voraz

0 comentarios




Esta semana pasada hemos tenido la gran suerte de que nos invitaran a una degustación en el nuevo restaurante de moda del Parque de los Príncipes, Voraz. 

La ubicación (Calle Santa Fe) es ideal para familias con niños porque está en el mismo parque, es una zona muy bien comunicada y agradable. El restaurante tiene un par de salones y una gran zona al aire libre está estupendamente montado y decorado y el servicio es muy bueno.

Digo todo esto al principio porque lo que me interesa contaros de verdad es lo que disfrutamos comiendo allí y todas las exquisiteces de su variada carta que pudimos probar.

Para comenzar nos sirvieron las bebidas y una panera con diferentes tipos de pan calentitos y una botellita de aceite, uno de esos detalles que ya desde el principio te atrapa.





Nos dijeron que empezaríamos con un tartar de atún. ¡qué sorpresa nos llevamos cuando lo probamos y vimos que la textura no era la de un tartar, el sabor no era la de un tartar, pero la apariencia era totalmente la de un tartar!!! Aunque intentaron tomarnos el pelo el aperitivo era una sandía cortada y presentada como un tartar, un trampantojo digno de engañar a cualquiera, al menos en apariencia! Y oye, un aperitivo muy rico para ir abriendo boca.

Tras el juego nos sirvieron el verdadero tartar de atún que estaba riquísimo y rodeado de algas, que me resultaron muy curiosas, el sabor (muy marítimo) es bastante particular y muy bien combinado con el pescado, nunca había probado las algas.



Seguimos con la ensaladilla de salmón y melva, espectacular. Ya sabéis que nos pirran las ensaladillas (como a todo buen sevillano) y esta, sin dejar de ser una ensaladilla preparada de modo tradicional estaba riquísima, sin duda por la elección de productos al prepararla.

Seguidamente nos sirvieron gambas (frías) y langostinos (calientes) y seguimos con el mar ya que después pudimos probar unos tacos de merluza de pintxo de tortilla de camarones con mahonesa de piparra, toda una novedad, algo muy nuevo, la merluza exquisita y muy bien frito.



Aunque ya estábamos llegando al límite no podíamos dejar de probar todo lo que nos traían y seguimos, esta vez pasándonos a la carne. Primero nos sirvieron un potaje de la casa con carne de buey, ideal para estas fechas.
Acto seguido la Burguer Voraz (que fue uno de mis platos favoritos), con queso fuerte, hojas verdes y tomate lo que de verdad impresiona y hay que saborear de esta hamburguesa es la propia carne, en su punto y realmente de calidad, picada por ellos mismos. Servida con patatas crujientes...Dios que carne!!!!



En este punto y aunque nos quedaba algo más de carne que probar ya no teníamos hueco y empezamos con los postres, el primer novedoso postre fue un "Gin-lemon aéreo". El auténtico postre para los "ginebreros" como yo ya que realmente sabe a ginebra, pues nos contó el chef que no pierde el alcohol, sin embargo la textura es espumosa y muy divertida.

El gran broche final del almuerzo fue el POSTRE con mayúsculas: ya la presentación fue realmente espectacular, en una bandeja-espejo en el que presentaban unos buñuelos (auténticos) con helado de vainilla por encima, diferentes tipos de chocolate alrededor...inexplicable. E S P E C T A C U L A R!!!!!


¿Qué más puedo deciros? Que tienen una excelente carta de vinos de las que a mi me gustan con muchos vinos andaluces (como debe ser), el que yo elegí fue Bienteveo, de Almonaster la Real, riquísimo.



Os dejo la web de Voraz para que echéis un vistazo y aprovecho para dar las gracias por la espléndida degustación de la que nos hicieron partícipes.

Valoración:




Concurso Cervezas Libre

0 comentarios

Hace unos días un tuitero gastronómico de Sevilla y nuestro nuevo mejor amigo, El Comilón Anónimo, y la marca de cervezas sevillana Cervezas Libre convocaron por Twitter un concurso cuyo premio era un pack de 12 tercios de cervezas amber y trigo de esta marca.
A nosotras, que nos gusta más un concurso que comer, no nos lo pensamos dos veces y decidimos participar. ¡Y nos tocó el premio! Así que esta semana quedamos con Alex Rodríguez, el gerente de la marca, y nos hizo entrega de tan flamante premio. Casi la mitad cayeron en la noche del lunes y la otra mitad la estamos reservando para alguna ocasión más especial.
Cervezas Libre. El Tapeador Sevilla.

Cervezas Libre es una micro-cervecera artesanal sevillana que tiene su sede en la calle Sebastián Recasens nº12.  De momento elaboran dos tipos de cervezas: la American Amber Ale, con un ligero gustito a caramelo; y la American Wit Ale, un poco más fuerte (según mi gusto). Ambas están elaboradas sin aditivos, sin conservantes ni colorantes y carbonatadas de forma natural dejándolas reposar a una temperatura y tiempo adecuado.
Además, Cervezas Libre fomentan un consumo social, solidario y local; por eso participan en la red de moneda social Puma; forman parte de la Red de Confianza, que fomenta la producción y consumo de productos locales, ecológicos y artesanales; y colaboran económicamente con la revista El Topo Tabernario, proyecto autogestionado y de prensa libre de Sevilla.
Esta rica cerveza se puede encontrar por la zona de la Alameda y también en Buoni le Pizze, Lupulópolis, restaurante Tragaldabas... y algunos sitios más que se me han olvidado... :-/  ¡Qué cabecita!
Y si lo que quieres es disfrutar de todo el sabor en casa, hacen envíos a domicilio. En su página web tienes toda la información.
Bueno, desde aquí os invitamos a que preguntéis por Cervezas Libre cada vez que salgáis porque es una apuesta segura que no os va a defraudar. ¡Consumamos productos locales!

Nuestra valoración es:




Taller de fotografía gastronómica #GastroFotoPando

0 comentarios

El jueves pasado tuvimos la oportunidad de acudir a un evento diferente. Por primera vez no asistíamos a la inauguración de un bar o restaurante sino a un taller de fotografía gastronómica, impartido por el prestigioso fotógrafo gastronómico Manolo Manosalbas en el restaurante Pando (calle San Eloy, 47).
Encontramos muchas caras conocidas (¡hola IgersSevilla!) e hicimos nuevos amigos foodies como nosotras :-)
El evento consistía en fotografiar entre dos personas cinco platos de la nueva carta que se podrá degustar a partir de septiembre. El cocinero artífice de los platos es Manolo Mediavilla.

#GastroFotoPando. El Tapeador: tapas en Sevilla

Manolo Manosalbas nos comentó algunas curiosidades de la fotografía gastronómica. Por ejemplo: en Estados Unidos hay establecimientos que tienen prohibido hacer fotos a los platos y hay que utilizar las de su book oficial, para que salgan las imágenes que ellos quieren. Otra teoría es que con la toma de fotos los servicios de comida se alargan y tienen menos clientes.
Antes de comenzar, algunos truquillos: el plato tiene que mostrar tu propio enfoque; no sólo capturar una imagen, sino transmitir lo que el plato nos está mostrando; y por último, que nuestra imagen esté a la altura del plato que tenemos por delante, cuidar todos los detalles (luz, ángulo...) y no "echar la foto" deprisa y corriendo. Tenemos que recordar que ese plato tiene mucho trabajo previo en la cocina.

Comenzamos el taller con la ensaladilla de gambas con mayonesa de manzanilla y la primera lección. Normalmente las fotografías se hacen en vertical, pero cuando hay platos redondos hay que hacerlas en horizontal.  Nosotras estuvimos probando ángulos, texturas,fijándonos en detalles, añadiendo tomatitos cherry, esparciendo la ensaladilla por el plato... hicimos varias tomas.

Ensaladilla con mayonesa de manzanilla. Restaurante Pando. El Tapeador: tapas en Sevilla

La segunda tapa fueron los mejillones con coco y curry. Plato elaborado con mejillones, curry con base de leche de coco, pimentón de la Vera y aceite de oliva, con acompañamiento de col fermentada.

Mejillones con coco y curry. Restaurante Pando. El Tapeador: tapas en SevillaFue un plato difícil de fotografiar porque toda la comida se encontraba colocada a lo largo de un plato, y las tomas que hacíamos no nos gustaban mucho. Al final decidimos agrupar los mejillones alrededor de la col para hacer nuestra propia composición. También llegamos a la conclusión de que los mejillones no son muy fotogénicos y Manolo nos dio un truco: como los mejillones suelen estar un poco secos, para que salgan más brillantes hay que pintarlos con un pincel con aceite de oliva. Solución momentánea para la foto. Probaremos en casa.


Mejillones con coco y curry. Restaurante Pando. El Tapeador: tapas en Sevilla

La tercera tapa fue una sopa de cigalas con lomo de salmonete. Plato redondo y blanco así que foto en horizontal. La primera toma fue la campeona, a Manolo le gustó mucho que hubiéramos conseguido un poco de brillo en los lomos de los salmonetes. Y eso que lo hicimos sin querer ;-) Otro consejo fue intentar mostrar algo más que el plato, un poco del contexto de la mesa.

Sopa de cigalas con lomo de salmonete. Restaurante Pando. El Tapeador: tapas en Sevilla

Presa ibérica de bellota con soufflé de calabaza y crema de boletus. Restaurante Pando. El Tapeador: tapas en SevillaLa cuarta tapa fue presa ibérica de bellota con soufflé de calabaza y crema de boletus, presentado en un plato de pizarra negra. La pizarra negra es lo mejor que nos podría pasar en cuestión de fotografía gastronómica, ya que no hay que ajustar balance de blancos y todos los colores de la comida se aprecian mucho mejor sobre fondo negro. Y yo que le tenía un poco de manía a la pizarra.... al final la voy a adorar, ya veréis...
Presa ibérica de bellota con soufflé de calabaza y crema de boletus. Restaurante Pando. El Tapeador: tapas en SevillaEste plato era muy plano y Manolo nos recomendó que lo tuneáramos un poco para darle volumen. En lugar de colocar todos los elementos por separado, su consejo fue montar la presa sobre el soufflé y así conseguir un plato con volumen. También que jugáramos con los cubiertos y los detalles.

Y ya para terminar, el postre: bizcocho de remolacha con crema de payoyo. Este era un plato con altura así que para que se viera bien, lo ideal es hacer la foto de abajo-arriba y a ser posible desde una superficie más alta (nosotras colocamos el plato sobre el servilletero).

Bizcocho de remolacha con crema de payoyo. Restaurante Pando. El Tapeador: tapas en Sevilla

Se sorteó un libro y una cena que no nos han tocado :-( pero la verdad es que poder asistir al taller ya fue todo un regalo. Intentaremos poner en práctica todos los trucos y consejos recibidos para que los dueños de los bares y restaurantes de nuestras próximas reseñas estén contentos con las imágenes que ponemos de sus platos.

Y como no podía ser de otra manera, nuestra valoración del taller es


El Arepazo

0 comentarios



A menudo tendemos a pensar que en Sevilla hay "poca variedad" gastronómica y que es difícil salir de lo de toda la vida o la gastrofusión que se hace ahora. Os hablo de la comida internacional, de sabores tropicales, asiáticos más allá del chino rancio y el japo, un poco de novedad.
En El Tapeador nos hemos propuestos buscar estos nuevos sabores en Sevilla y contároslo para que tod@s seamos conscientes de que hay más de lo que en principio pudiera parecer.

El otro día sin ir más lejos nos dimos un paseo por la zona Macarena -San Lázaro, realmente cerca del hospital Macarena. Nos encontramos un barrio con mucha vida y debido a la inmigración, también mucha fusión.

Decidimos probar El Arepazo, un local del que además ya nos habían hablado un par de amigas. Se trata de un sencillo "bar" venezolano. En una plaza tranquila y con terraza fuera para pasar una noche de verano bien agradable.


La carta tiene variedad y había muchas cosas que no entendíamos, pero el personal del bar (todo venezolano según creo) nos ayudó mucho en nuestras elecciones y pedimos un poquito de todo:
Para empezar pedimos dos arepas, una de queso y jamón york con salsa especial y tomate natural y la otra llamada "el arepazo" tenia varios tipos de carnes, queso, lechuga y alguna cosa más.
También probamos la cachapa, una torta de maiz dulce con queso, carne de res, frijles negros, yuca y arroz (este fue mi plato favorito aunque todo estaba riquísimo).
Para terminar unos patacones para compartir (trozos de platano macho aplastado fritos y encima llevaban carne de res con queso unos y otros con carne de pollo y queso encima)

Nos ofrecieron además salsa de pique y de maiz para mezclarla con nuestros platos. La de pique estaba riquisima, casera y con muy buen sabor, además no picaba demasiado.

A las bebidas también le voy a dedicar un párrafo porque además de cualquier bebida que puedas encontrar en Sevilla también tenían especialidades, en particular los zumos naturales. De mora, papaya, piña, naranja, y otras 6 ó 7 frutas más que ni recuerdo. Lo pedimos de guayaba en una jarra con hielo, para esta época exquisito y muy resfrescante.

Al final de la noche no podíamos más pero estábamos contentísimos de haber encontrado este local al que volveremos sin dudarlo. Nos costó 25€ a dividir entre los dos.

Valoración


Quisqui Tapas

0 comentarios

Quisqui Tapas abrió sus puertas el 24 de diciembre de 2015 y en un mes y medio se ha convertido en uno de mis bares favoritos, a pesar de que no entra en mi "zona de actuación". Bueno, sólo tengo que cruzar el puente, la barrera psicológica del Guadalquivir ya está superada ;-)

Este coqueto y acogedor bar de tapas se encuentra en la calle Virgen de Regla nº4, en el barrio de Los Remedios. No es un local muy grande: cuenta con cuatro o cinco mesas bajas, dos altas con taburetes y una fuera, además de la barra. En la pared del fondo se encuentran muchas "Q" y yo ya le he prometido una para seguir decorando esa pared.

Pared del fondo decorada de Q. Quisqui Tapas. El Tapeador. Tapas en Sevilla
Detalle en pared de Quisqui Tapas. Foto tomada de su perfil de Facebook. 
Tienen una carta bastante extensa compuesta de ensaladilla, salmorejo cordobés (¡cómo no!), salmorejo de remolacha o ñoquis; algunas chacinas; quiches de pollo al curry y de setas al ajillo; guisos caseros (consultar sus redes para saber cuál es el día); rebanás de carne mechá, de salmón o anchoas con queso o de pastel de cabracho; tatakis y tartares; PATÉS; gyozas y algunos postres de Lalita (pastelería de la que hablaré próximamente).


Salmorejo de remolacha. Quisqui Tapas. El Tapeador. Tapas en Sevilla Lo que me más me gusta de Quisqui es la reinvención de algunos platos considerados como tradicionales. Por ejemplo, si hablamos de quiche, la más conocida es la quiche Lorraine, pero aquí está deliciosa la de setas al ajillo, mmmm. También me encantó el salmorejo de remolacha con queso mozarella y anchoas, todo en su punto justo de sabor sin que ninguno sobresaliera para no estropear el plato. Del salmorejo cordobés no voy a comentar nada... ¿qué pega le voy a poner a un estupendo cocinero cordobés? Sólo id y probadlo. 
Una tapa que me sorprendió bastante, porque a mí no me gusta el sabor de la pera, han sido los ñoquis con pera y gorgonzola. Reconozco que el primero lo probé con reservas pero después no pude parar de comer, ¡incluso mojé sopitas en la salsa!

Continuamos... carpaccio de solomillo con queso parmesano; CARRILLADA y la joya de la corona (muero con los patés, no lo puedo evitar), paté casero de ave al oloroso. Si es que todo está rico, pero si no os podéis decidir, el paté y la carrillada son obligatorias. La carrillada está tiernita, deliciosa, y el parmentier de queso le da un gusto muy especial.

Paté casero de ave al oloroso. Quisqui Tapas. El Tapeador. Tapas en SevillaCarrillada. Quiqui Tapas. El Tapeador. Tapas en Sevilla

Es importante destacar la amplia carta de vinos y señalar que todos se sirven también por copas. De los vinos blancos he probado el albariño "Nice to meet you" y de los tintos el "Habla del Silencio", "Carmelo Rodero", "Cuatro pasos", "La Zorra" y "Tetas de la sacristana". Me quedo con Habla del Silencio y es que esas bodegas extremeñas hace mucho tiempo que me han robado el corazón.

Hace un par de semanas comenzaron también con los desayunos a partir de las 9.00 de la mañana y cada día (de lunes a viernes) hay un guiso casero: lentejas con chorizo, callos, espinacas con garbanzos...
El día 2 de febrero hicieron su primera cata&tapa con Daniel Ramos, del grupo Viñafiel. Yo me la perdí pero la próxima espero que no. Si quieres saber cómo fue y qué vinos se cataron, aquí tienes un pequeño resumen.


Y ya por último unas palabras de agradecimiento a Paula y Álvaro que tan bien me aconsejan y me tratan cuando voy.

Por todo ello, nuestra valoración es:


Si quieres conocer todas las novedades de Quisqui Tapas consulta su web y sus redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.


La Quinta Brasería

0 comentarios

Un 16 de septiembre muy lluvioso tuvimos la oportunidad de asistir a la inauguración de La Quinta, un nuevo concepto de brasería en el se pueden encontrar carnes, tartares, productos del mar, exquisitos dulces...
Y el pasado sábado conseguimos una mesa tras varias semanas intentándolo. Tengo que decir que reservamos para cuatro, al final nos presentamos cinco y que, a pesar de que el restaurante estaba lleno y todo reservado, estuvimos muy cómodos gracias al desvelo de los camareros. 
La Quinta se encuentra en una antigua casa restaurada en la plaza Padre Jerónimo de Córdoba nº11. Las estancias están distribuidas en dos plantas y en la baja hay también un coqueto patio. La decoración es magnífica, mezcla de clásico y moderno con detalles muy cuidados.

Chips de alcachofas fritas con mojopicón. La Quinta Brasería. El Tapeador: tapas en Sevilla


En La Quinta es posible encontrar casi de todo y para chuparse los dedos. Para picar: jamón, ensaladilla, txistorra, patatas bravas, ensaladas, algunos platos fríos... tartares de atún, salmón, de solomillo de buey; tatakis. También hay que probar las pastas, arroces, huevos y pizzas, las carnes escogidas por nuestros ya conocidos amigos Imanol y Víctor y no olvidar los deliciosos postres de Manu Jara. Un menú de 10, la verdad.

Pulpo a la brasa con brandada de bacalao. La Quinta Brasería. El Tapeador: tapas en Sevilla

Tras los preliminares, comencemos con nuestro menú. Nosotros decidimos tomar todos los platos para compartir. Como entrantes propiamente dicho, imprescindibles los chips de alcachofas fritas con mojo picón. Nunca había tomado así las alcachofas y me encantaron. Ponen dos cubitos con las alcachofas troceadas y el mojo aparte; y el carpaccio de calabacín, champiñones y sardinas marinadas. Súper original y súper sano. Lo repetiré sin duda la próxima vez que vaya.

Carpacio de calabacín, champiñones y sardinas marinadas. La Quinta Brasería. El Tapeador: tapas en Sevilla
También para chuparse los dedos los pescados:  el tartar de atún rojo con cítricos y crème fraîche. Un plato un poco pequeño, pero delicioso; y el pulpo a la brasa con brandada de bacalao. Me gustó mucho porque el pulpo estaba blandito y últimamente es difícil encontrarlo así en los bares o restaurantes de Sevilla. El acompañamiento de brandada de bacalao desmerecía un poco el plato porque no estaba muy rica, pero aún así, un acierto.
Y casi por último... lomo bajo de vaca. Sabíamos que iba a ser un acierto y lo fue. Habiendo elegido la carne Imanol, no teníamos duda. Puedes elegir el acompañamiento. Nosotros pedimos patatas fritas muy fritas y nos pusieron tres cubitos llenos. La carne muy tierna y en su punto, tanto de sal como de cocción.

Lomo bajo de vaca. La Quinta Brasería. El Tapeador: tapas en Sevilla

Y ahora sí que terminamos... ¡los postres de Manu Jara! La presentación es una chulada. Te traen una maletita alargada con todas las muestras de postres de ese día. Hay alrededor de seis para elegir. Nosotros nos decidimos por un brownie de chocolate, un milhojas de crema y un tatín de manzana. El mejor de todos fue el milhojas de crema. El brownie y el tatín estaban ricos pero no espectaculares. Tanto el brownie como el tatín van acompañados de una bola de helado, de caramelo o de mango. A mí me dan alergia los helados así que pedí que los pusieran aparte para poder disfrutar de los postres plenamente.

Milhojas de crema de Manu Jara. La Quinta Brasería. El Tapeador: tapas en Sevilla


Antes de finalizar el post me gustaría hablar del servicio de camareros y la cocina. A pesar de que el restaurante estaba súper lleno, fueron muy eficientes y trajeron los platos sin que tuviéramos que esperar mucho entre uno y otro. Y también agradecer su simpatía, su sonrisa y las recomendaciones.

Los precios son elevados y la cantidad de algunos platos es un poco escasa, no así su calidad. Pero merece la pena darse un lujo aquí de vez en cuando.

Por último, si te apetece tomar una copa con música, en la planta baja hay un DJ a partir de las 16.00 aproximadamente. Quizá tendré que quedarme la próxima vez allí.

Por todo lo contado, nuestra valoración es:



Sigue a La Quinta Brasería en Facebook y Twitter para enterarte de todas sus novedades. 

El Rincón de Beirut

0 comentarios

Y por fin tenemos un libanés, un verdadero restaurante libanés en Sevilla a precios muy asequibles. Hablo del restaurante El Rincón de Beirut situado en la calle San Fernando nº21.
El primigenio se encontraba en la Alameda de Hércules, en un local muy pequeño y tengo que reconocer que han ganado con el cambio, ya que aunque la comida está igual de deliciosa este local es mucho más amplio y también permite tener terraza.

Mutabal. El Rincón de Beirut. El Tapeador Sevilla. Vayamos ahora a lo verdaderamente importante del post: la comida. Tengo que aclarar que yo nunca he estado en El Líbano pero me he alimentado de comida libanesa durante dos años, así que a estas alturas de mi vida casi me puedo considerar una experta. ¿Qué decir? Que ya tengo la boca echa agua recordando los arayes de queso, el salteado de arroz, el falafel, el hummus...

He ido varias veces y siempre repito hummus y falafel. Lo bueno de ir con mucha gente es que puedes probar muchas más cosas. Comenzando por los entrantes, el hummus (puré de garbanzos) está delicioso. Es de los mejores que he probado en Sevilla. 100% recomendable.  El falafel también está delicioso. Aquí lo ponen redondito en lugar de aplastado y con mucha salsa de yogur en un bol. Me gusta especialmente porque no es un mazacote frito como en otros sitios. También está muy bueno el mutabal (puré de berenjenas); pero el hummus le gana por goleada.

Hummus, falafel y ayran. El Rincón de Beirut. El Tapeador Sevilla.


Como platos principales me gustaría destacar los arayes de queso y menta, que vienen en un plato grande con patatas y ensalada. Están muy ricos. También los showarmas que hacen están deliciosos. Tengo muchísimas ganas de que me quiten los brackets para poder disfrutar de un showarma a bocaítos. Pero el plato estrella es sin lugar a dudas el salteado de arroz. Es una delicia de plato porque todos los ingredientes están perfectamente cocinados y en su punto justo: el pollo, el arroz y las verduras. ¡No dejéis de pedirlo!

Salteado de arroz. El Rincón de Beirut. El Tapeador Sevilla.

Como bebida típica os recomiendo el ayran: yogur natural líquido con menta y pimienta. Yo siempre lo pido y le da un toque aún más delicioso y taqlidi a los platos. También es posible acompañar la comida con cerveza o refrescos.

Los precios rondan entre 4€-12€ y calidad-cantidad-precio van acorde. El único plato que se sale un poco de la media son las arayes, ya que sólo vienen cuatro unidades y el plato cuesta 9€. Quizá se deberían replantear el precio de este plato.

Arayes de queso. El Rincón de Beirut. El Tapeador Sevilla.

No he probado los postres porque lo dulce no me gusta mucho y porque suelo acabar bastante llena, pero tienen pastelitos libaneses a 1'20€ creo recordar, entre muchos otros postres tradicionales. Estos pastelitos son los mejores del mundo.

El servicio de camareros es muy eficiente. La camarera que sirve en terraza es brasileña y cuando te acercas te explica toda la carta con mucho detalle, por lo que si no habías pensado en quedarte a comer/cenar lo terminas haciendo por su amabilidad y persuasión.

Y por todo lo que os he contado y porque ya estoy salibando de nuevo, nuestra valoración:


Si quieres seguirlo en las redes, aquí te dejamos su web y su Facebook.

Y para que disfrutéis de una verdadera comida libanesa lo mejor es acompañarla de una banda sonora. Escucha Raksit Leila del grupo libanés Mashrou' Leila. 


Bar Yebra

0 comentarios

El Tapeador Sevilla Bar Yebra

Aunque el Bar Yebra es un local conocidísimo en Sevilla la redacción de El Tapeador aun no había tenido oportunidad de probar sus deliciosas tapas.
Yebra es un bar de toda la vida que hace ya varios años que se reinventó creando nuevas tapas novedosas, cocina fusión con productos andaluces y algunos añadidos, todo espectacular.
El Tapeador Sevilla Bar Yebra

El bar tiene decoración clásica, fotos de Semana Santa, nada nuevo, además no tiene terraza y no es muy grande, hay que llegar pronto o no encontrarás sitio, aun así dentro se está a gusto y te servirán rápido y muy bien.

Sobre la carta os diré que tienen mucha variedad, nos sorprendió que la carta te la relata el camarero, no la tienen impresa y eso me confundió ya que se me antojaba todo y no tienes tiempo para pensarlo. En la pared podrás encontrar los platos, ya que Yebra también funciona como restaurante, y tienen todo tipo de carnes, incluyendo buey o jabalí, así como marisco, pescados y platos fríos.

Nosotros para empezar pedimos cerveza bien fría ya que hacía mucho calor, aunque tienen buena variedad de vinos que la próxima vez sin duda probaré. Cuando nos sirvieron la cerveza también nos pusieron un platito de papas aliñás, cortesía de la casa.
El Tapeador Sevilla Bar Yebra

Pedimos la tapa de merluza con fetuchini "nero di sepia", corvina sobre risotto blanco con espuma de foie y salsa de jalapeño, buey a la mostaza antigua, y lo último creo recordar que era unos taquitos de solomillo guisados al Pedro Ximénez. Como podéis ver en las fotos la presentación de los platos es espectacular y aunque las tapas no son especialmente grandes, con dos y el platito de papas aliñás te quedas satisfecha.

La que más me gustaron fueron las dos tapas de pescado, impresionantes, tanto el pescado, que eran trozos pequeños como lo que lo acompañaba, los fetuchini espectaculares, el risotto increíble y la espuma de foie simplemente me dejó con la boca abierta, muy original y riquísimo.
Con respecto a la carne, el buey a la mostaza demasiado fuerte para mi gusto, pero es lógico por la salsa de mostaza y el solomillo rico pero más normalito que las otras.

Pedimos dos postres, una tarta de galleta y una especie de hojaldre con nata casera y chocolate por encima. El hojaldre no es lo mio pero la tarta de galletas de las mejores que he probado en mi vida, una forma espectacular de acabar una cena magnífica.
De precio el Yebra no es barato, pero desde luego después de comer así de bien tampoco te parece caro. Pagamos 16€ por cabeza, más que ajustado en relación calidad-precio.
El Tapeador Sevilla Bar Yebra


Id! iddd!

Valoración




El Tapeador Sevilla Bar Yebra




Inauguración de la terraza del Hotel EME.

0 comentarios

El pasado martes 2 de junio tuvimos el honor de asistir a la inauguración de la terraza del hotel EME, que se abría al público el jueves 4.  Es necesario agradecer al chef FranTrigo y a los bartenders Manolo Martín y Adrián Azcano su buen hacer incluso bajo el horrible calor que azotó Sevilla la semana pasada.

El chef Fran Trigo elaboró al momento un tartar de atún, que posteriormente degustamos. Rico no, riquísimo. Nos contó que el atún lo traen de Barbate, pero que la norma habitual es ir a las lonjas de Huelva a comprar todo el pescado que se consume en el hotel. 

Chef Fran Trigo. Inauguración Terraza Hotel EME. El Tapeador.

Al tiempo que realizaba el tartar, nos dio la receta, pero ensimismadas cómo estábamos con las preciosas vistas a la Catedral y la Giralda, pues tampoco tomamos nota. En realidad, mejor para el hotel, así tendremos que ir a la terraza a probar el menú (que luego os explicaremos). Lo que sí os podemos decir que se acompaña de pan de pasas y que la flor que adorna es una begoña (y sí, es comestible).

Tartar de atún. Chef Fran Trigo. Inauguración Terraza Hotel EME. El Tapeador.

Más tarde, llegó el turno de los dos cocktails. El primero, Magic Garden, realizado por el bartender del hotel EME y campeón mundial de cocktelería en 2011, Manuel Martín.  El Magic Garden es un cocktail after, ideal para las noches de otoño o invierno, o de sobremesa, después del almuerzo o la cena.  Está compuesto por cinco ingredientes: gin bruni Collins, Apple sour licor, apricot brandy, sirope de pistacho y crema de coco.  Tiene alcohol, pero también es posible prepararlo sin alcohol ya que esta cocktelería cada vez está más en alza. Os aseguramos que estaba riquísimo. Si os ha picado la curiosidad, en Santos Copas lo podréis probar a tan sólo 10€. Os recordamos que es un cocktail campeón.

Inauguración Terraza Hotel EME. El Tapeador.

Y cuando todavía estábamos relamiéndonos los bigotes del tartar y el Magic Garden, llegó Adrián Azcano, bartender y sumiller del hotel EME y nos elaboró el EME Catedral Cocktail, otra delicia compuesta de vodka, zumo de manzana verde, zumo de piña, crema de coco, sirope de pistacho, agua de azahar y aroma de vainilla en aceite de oliva. Es posible sustituir el vodka por sirope de mango y así tendremos un cocktail sin alcohol llamado EME Catedral sin. 

Después del aperitivo fuimos a dar un paseo por la terraza del hotel, que se encuentra en cinco niveles y se denominan según las calles a las que den (¡qué buena idea!). Es necesario reservar previamente y se prevé que permanezca abierta hasta el 15 de septiembre aproximadamente. Todo depende del tiempo de esta ciudad, así que si queréis ir, ¡no os demoréis mucho!

Según Fran Trigo, la carta de verano “es el resultado de múltiples sesiones de trabajo en equipo en un laboratorio gastronómico de ideas que hemos constituido para concluir en una Carta multisensorial, que trasciende sólo al paladar y que supondrá una sorpresa constante, plato a plato, para los más exigentes comensales”.

Inauguración Terraza Hotel EME. El Tapeador. El menú está compuesto de un aperitivo: bocaditos de ternera con cremoso de patata y haba tonka; un primer plato a elegir entre tartar de atún de la almadraba con tartar de Oceanía, carpaccio de verdura, gel de aullama, aire de remolacha y polvo de aceite de oliva virgen extra dulce y ensalada de pepino y manzana con salmorejo suave de fresas silvestres; un entreplato: gelé de gin tonic roto de fresas silvestres; un segundo plato a elegir entre lomitos de pargo asados, carabineros y vieira con salsa de citronella, lomo de merluza de pincho y berberechos en salsa de cilantro, solomillo de buey con esferas de foie, arena de pimientacho y tiernos daditos de manzana, secreto ibérico con glasé de soja y albahaca, mermelada de Pedro Ximénez y setas de temporada y magret de pato con pera confitada y frutos silvestres con gel de frutos rojos. Y por último, los postres: lingote de chocolate relleno de espuma de fresa y streusel de menta, souflé de chocolate, esfera de azúcar isomalt, algodón de azúcar, sopita fría naranja y tartar de frutas. 

Fuera de carta también hay ostras, caviar de esturión, jamón ibérico de bellota, queso viejo de oveja, queso payoyo y foie mi-cuit.

¡Qué rico todo! Si os apetece, ¡no os quedéis sin reservar! 

Como ya es costumbre, nos encontramos con nuestros amigos de Infotapas y conocimos a otros especialistas en gastronomía como El Comensal, ClubFoodies y Comer por comer. ¡Esperamos compartir más eventos!

Gracias a Jaime Quintero, Fran Trigo, Manolo Martín y Adrián Azcano por su amabilidad y todas las explicaciones durante la presentación, tanto de la terraza, del menú como de los cocktails. Os deseamos un verano lleno de reservas. 

Y como no podía ser menos, nuestra puntuación es:


 
  • El Tapeador © 2012 | eltapeadorsevilla@gmail.com| Diseñado por BUMERlab
    !-- Place this tag where you want the +1 button to render. -->