Mostrando entradas con la etiqueta restaurante. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta restaurante. Mostrar todas las entradas

Bar Casa Bonilla

0 comentarios


El bar "Casa Bonilla" es un nuevo establecimiento en la esquina de calle Conde de Halcón con Miraflores. Uno de esos sitios con sabor auténtico, comida casera tradicional, buenos y grandes platos calientes y especialidad en carnes a las brasa.

Tiene terracota fuera muy agradable y dentro un poco más formal con mantel y copistas, el local es acogedor y suele haber buen ambiente.

Se ha convertido en uno de mis sitios habituales ya que me coge muy cerca de casa y me gusta el trato. Tanto para una cerveza rápida como para unas tapas o un almuerzo más en condiciones el Bonilla siempre está muy y a mano.


Sobre la carta, es amplia sin ser tampoco super extensa, pero hay donde elegir. Chacinas, panes de la casa, arroces y carnes es de lo que más.

Cuando te sientas y pides la primera cerveza (Cruzcampo muy fría) te sirven de aperitivo un platito de chicharrones, (con esto ya me ganaron para siempre) los mejores que he probado nunca, bien fritos y muy muy crujientes, en trozos pequeños. Casi siempre pedimos otra tapa de chicharrones porque son irresistibles.

Para comer si no te apetece carne el arroz puede ser estupendo. Es caldoso (aunque a veces tiene también paella), muy bien cocinado y viene en fuente, así que es para dos o tres personas, con esto y algo de picar antes tipo revuelto has comido. Otro plato que he probado y me chifla son los huevos rotos con jamón (en la foto)...una delicia!


Si eres de las personas que disfrutan con la carne, no lo dudes, pide algunas tapas para probar. Suelen tener cordero, rabo de toro, ternera... en chuletas, al horno,,,,ñam ñam!
Siempre bien cocinada, en su punto y riquísima.

Ahora también han empezado a abrir temprano por las mañanas para poder disfrutar de sus buenas tostadas con jamón!!

El Bonilla no es un sitio especialmente barato, de tapas no sale mal (2,5€ aprox), si pides platos si se encarece un poco más, pero merece la pena por comer en uno de esos sitios que están desapareciendo, un local de los de pueblo, un local en el que comer como en casa.

Valoración

Helas

0 comentarios


Cualquiera que haya vivido mucho tiempo en Sevilla ha odio hablar del famoso restaurante griego de Gonzalo de Bilbao, un pequeño local que lleva más de veinte años en esa esquina y al que El Tapeador tenía la obligación de ir y contar su opinión.

No sé si todos los domingos estará la zona tan tranquila, pero hace un par de semanas cuando fuimos al restaurante griego Helas (Gonzalo de Bilbao 26) pudimos elegir entre todas las mesas del local. Hacía buen tiempo y nos decidimos por una de las mesas de la terraza que tienen fuera. 
La dueña nos atendió muy bien y nos dio sus recomendaciones. Me gustó que la carta tuviera fotografías de los alimentos, esto normalmente no me hace gracia (sólo suelen tenerlas los típicos restaurantes malos de platos combinados) pero en este caso fue útil, ya que mi conocimiento sobre gastronomía griega es bastante reducida por no decir inexistente.
Para empezar pedimos una Mousaka, para mi era muy obvio, ya que es uno de los platos griegos más internacionalmente conocidos y que sirven en muchos sitios, había que probar una mousaka de las de verdad, de las que hace un chef griego, y no nos equivocamos, estaba estupenda, en su punto y deliciosa.

Los otros dos platos fueron elecciones un poco al azar, que tenían buena pinta. El Pastichio, un pastel con pasta griega, carne, quesos y bechamel al horno, y un Spanakopita, un hojaldre relleno de espinacas y queso feta que, aunque bueno, no me convenció demasiado ya que yo esperaba encontrarme el sabor fuerte del feta peor no fue así, ya que me resulto un plato bastante suave.
Sobre el Pastichio diré que simplemente espectacular, era como una especie de lasaña pero hecha con una especie de "macarrones" griegos, su carne picada y su bechamel ¿a quién no le gustaría esta mezcla? sin duda no será el último pastichio que tome en Helas.

Con esos tres platos comimos dos y al final no podíamos más, así que no me dio lugar a probar los postres caseros por lo que sin duda volveré en cuando pueda. Además por ciertas circunstancias no pude degustar sus vinos, pero tienen una estupenda carta con algunos vinos griegos que en futuro sin duda probaré.

Una nota curiosa que nos ocurrió es que en la mesa del al lado se sentaron varios jóvenes y ¡cual fue mi sorpresa cuando se pusieron a hablar en griego! es la primera vez que escuchaba hablar griego en Sevilla, y si estaban allí lo tomo como una muy buena señal.

Os dejo su web por si queréis bichear un poco lo que tienen y su historia. Así mismo os recomiendo que os paséis por allí. Muchas veces nos quejamos de que en Sevilla no hay variedad, que es siempre lo mismo y que necesita locales nuevos, valoremos lo que tenemos y no perdamos la oportunidad de poder probar gastronomía griega practicamente en el centro de la ciudad.

Valoración


Burguett

0 comentarios


El Burguett es uno de los nuevos y populares locales especializados en hamburguesas que han abierto en el centro de Sevilla. Esto nos encanta porque llevamos años pidiendo a gritos más novedades, locales nuevos y que aporten algo nuevo a la gastronomía a la que ya estamos más que acostumbrados.

El local está sito en la calle Albareda y tiene dos plantas, aunque es pequeño es muy acogedor a pesar de estar diseñado tipo loft industrial y la decoración blanca y madera es muy chic.

Todos hemos comido hamburguesas, muchas y la gran mayoría en ciertas cadenas de comida rápida. Pues bien, vuestro concepto de las hamburguesas cambiará en cuanto probéis las del Burguett.
Sí, son hamburguesas: carne picada combinada con ciertos ingredientes, salsas, mostaza, ketchup y entre dos panes. Pero es que este concepto puede ser muy, pero que muy diferente según quién lo cocine y sobretodo, cómo.
EL Tapeador Burguett
Brie

La carta del Burguett es extensa, tienen algunos entrantes tipo nachos, hot dogs y ensaladas, sandwiches, menús infantiles y por supuesto las busguers. Puedes elegir entre 13 diferentes, casi todas de ternera, a excepción de la presa ibérica y la de pollo; hay cheese bacon, ibérica, boloñesa, japonesa o mediterránea entre otras, cada una más currada que la anterior, sobretodo por los ingredientes que les ponen.

Nosotros nos decidimos por la Brie (que llevaba reducción al P.X, además del brie, la cebolla caramelizada y la rúcula) y la Cheese Bacon (hojas verdes, tomate, cebolla caramelizada, pepinillos, bacon y cheddar) a la que además le añadí por 1€ más un huevo frito.

Tardan un poquito en servirla y no habíamos pedido entrante porque no íbamos con mucha hambre, pero si siempre que tardaran me sirvieran luego una comida así nuca habría problema en ninguna parte. Las hamburguesas estaban sencillamente exquisitas. No les puedo poner ninguna pega. Las sirvieron en un plato alargado, con sus salsas aparte, con patatas fritas caseras, fritas en aceite de oliva y con romero por encima, todo para chuparse los dedos.
No pedir entrante fue un gran acierto porque casi no pudimos terminarnos las hamburguesas (que son de 140gr de carne).
EL Tapeador Burguett
Cheese Burguer

Decir sobre la Cheese Bacon que los pepinillos son los mejores que he probado nunca y que la rúcula, el queso, el tomate y la cebolla caramelizada resultaron una mezcla fantástica. Es difícil de explicar pero voy a atreverme a deciros que hasta día de hoy es la mejor hamburguesa que he comido nunca.

EL Tapeador Burguett
Tarta de Queso
Para terminar decidimos apostar por un postre casero, la tarta de queso Idiazábal, que nos presentaron en un tarrito, con la tarta, un bizcocho, mermelada y nueces. Cuando lo probé casi me caigo de la impresión. Fue como tomar a cucharadas queso viejo con bizcocho y miel. Tiene que encantarte el queso fuerte para que te guste este postre, si es así te encantará y si no lo odiarás.

El Burguett no es barato (la media de hamburguesas son 9€) pero la calidad tiene precio y si estás dispuesto a pagarlo no te arrepentirás. Si os gusta disfrutar de la carne, las hamburguesas y sus posibles variantes venid sin pensarlo.







Valoración



Cuna·2

1 comentarios

El Tapeador se adentra hoy un poquito en una de las calles más bonitas de Sevilla para mostraros el restaurante Cuna·2, situado -como bien su nombre indica- en la calle Cuna nº2.
Antes de comenzar, un poco de historia: el edificio en el que se encuentra este restaurante es excepcional y espectacular. Es una casa palacio construida por Aníbal González entre 1918-1920. En el proceso de transformación a restaurante, la cadena Baco respetó la estructura original del edificio, por lo tanto los suelos y los azulejos que actualmente se encuentran son los originales.
El 5 de diciembre de 2011 se inauguró este precioso restaurante en Sevilla dividido en tres plantas y una terraza. En la planta baja se encuentra la recepción y tres salas para tapas y raciones. En la planta primera y segunda se encuentra el salón del restaurante y salones privados a partir de ocho comensales. La terraza es independiente y está abierta al público para que todo el mundo pueda disfrutar de sus fantásticas vistas.
En este vídeo podéis ver el día de su inauguración.

Ensalada de láminas de bacalao. Cuna 2. El Tapeador Surtido ibérico. Cuna 2. El Tapeador. Éste es un restaurante que me encanta pero debido a sus precios no puedo ir tanto como me gustaría. Es el enclave perfecto para reuniones familiares, de fin de curso, reuniones de empresa.... La última vez que estuve fue con motivo de la celebración de fin de curso del taller de cine en el que he estado todo el año. Como hemos aprendido mucho y hemos sido muy buenos decidimos darnos un homenaje por todo lo alto. Y no encontramos mejor lugar que Cuna·2.

El menú que os voy a presentar lo habíamos contratado previamente. Eramos más de cincuenta personas y pagamos 35€ cada uno con las bebidas incluídas. Fue una cena estupenda y aún hoy no tengo palabras para describir los exquisitos sabores de algunos platos. ¡Comencemos!

Pavía de bacalao y tortillitas de camarones. Cuna 2. El Tapeador

Como entrante y por cada cuatro personas nos pusieron un surtido ibérico con jamón, caña de lomo y queso; una ensalada de láminas de bacalao con aguacate y vinagre de módena y una fritura compuesta por pavías de bacalao y tortillitas de camarones. No sabría decir qué fue lo que más me gustó. El surtido estaba espectacular;  la ensalada era una mezcla de sabores increíble en la que ninguno sobresalía más que otro y la fritura estaba en su punto justo tanto de rebozado como de fritura. Yo no soy muy amiga de las pavías -pero las de la cadena Baco me encantan- aunque sí muero por las tortillitas de camarones y más ricas imposibles.

Y cuando ya pensaba que no podría comer más porque no dejé ni un cachito de tomate en la bandeja llegó el plato estrella de la casa: el bacalao. Nos dieron a elegir entre bacalao al pil-pil, bacalao confitado y una carne que no recuerdo cuál era. Por recomendación de la casa elegí bacalao confitado y creo que fue la mejor elección de la noche. Dos lomos de bacalao confitado sobre lecho de salsa de tomate frito natural. Exquisito no, lo siguiente. Aún me estoy relamiendo de gusto. ¡Qué rico! Es el plato estrella del establecimiento y lo recomiendo encarecidamente. Estoy deseando volver a ir a Cuna·2 para pedirlo de nuevo.

Bacalao confitado. Cuna 2. El Tapeador.

Y aunque cuando El Tapeador sale de tapitas no suele tomar postre, esta vez para romper la tradición sí lo tomé. Tendría que haberme quedado recordando el sabor del bacalao. Nos dieron a elegir entre brownie de chocolate, sorbete de limón o fruta natural. Como soy super fan del chocolate, no me lo pensé dos veces ¡brownie! Mala elección. Era una combinación extraña caliente-fría entre brownie y coulant que no terminó de convencer a nadie. En cambio, todo el mundo decía que el sorbete estaba riquísimo.

Después de la cena subimos a tomarnos una copa a la terraza para disfrutar de las vistas y del buen tiempo sevillano. La terraza es súper bonita y está muy bien decorada al estilo árabe. El problema es el excesivo tiempo que tardan en atenderte y servirte, la poca variedad que tienen tanto en bebidas como en refrescos y que no tienen tirador de cerveza o botellines en la terraza. Creo que estos detalles desmerecen mucho a la terraza. Por mi parte, sí quiero ser una asidua del restaurante pero no así de la terraza. Las vistas merecen mucho la pena pero no el servicio.

Y antes de terminar, me gustaría hablar del servicio del restaurante. Tuvimos a cinco o seis camareros para nosotros solos, pendientes en todo momento de que no nos faltara comida ni bebida, aconsejándonos según nuestras preferencias y haciendo cambios en determinados acompañamientos para las personas con algún tipo de alergia o intolerancia. Un servicio de diez. Chapeau!

Comentando con algunos amigos las maravillas de este lugar me han recomendado también las croquetas de coco, langostinos y albahaca. No las  he probado pero volveré. Me queda una larga carta por experimentar.

Y por todo esto nuestra valoración es



D'oro Sevilla

0 comentarios

La crítica que hoy os traemos es la del restaurante D'Oro Sevilla que se encuentra situado en la calle Adriano nº 17, justo detrás de la majestuosa Maestranza, nuestra plaza de toros.

Portada de D'Oro Sevilla

Quizá la Navidad, al igual que la Semana Santa, no sea el momento idóneo para probar nuevos restaurantes pero éste se cruzó ayer en nuestro camino mientras tomábamos unas copas y decidimos quedarnos a cenar.

Es un local relativamente nuevo del barrio de El Arenal, decoración minimalista, tres o cuatro mesas altas con taburetes en el bar, un salón-comedor muy apañado y una terraza que hizo nuestras delicias. Vivir en Sevilla es genial: puedes estar sentado en una terraza en enero como si nada :-)

La carta no se sale de lo normal en bares de tapas en Sevilla. Tienen montaditos, mariscos, revueltos y tortillas, ensaladas mixtas, de tomate y atún, canónigos con  nueces, de endivias con roquefort a 5€; platos fríos como ensaladilla, salpicón, patatas alioli, aliños de caballas; panes de la casa a 7€; platos de ibérico a 2€ la tapa y 9€ la ración; pescados como pez espada o chipirón, carnes como solomillo con diferentes salsas, carrillada, secreto ibérico, flamenquín, croquetas del puchero y de cola de toro o pechuga de pollo con bechamel. Entre las especialidades de la casa se encuentran los rollitos "burladero", los huevos a la flamenca, las albóndigas o las colas de langostinos al pilpil.
Estos últimos platos están al precio de 2€ la tapa y 7€ la ración. 

Montaditos D Oro Sevilla
Nuestra experiencia empezó con los montaditos. Pensamos que sería una buena opción ya que costaban 2€ y eran tradicionales, de los que se encuentran en casi todos sitios: gambas alioli, jamón con roquefort, jamón con queso o salmorejo, carne mechada... pues no fueron tan buena opción.
El montadito de gambas alioli traía las gambas crudas. No poco hechas, crudas, obviamente lo devolví porque no fui capaz de comérmelo y me trajeron otro con las gambas cocinadas. Estaba muy rico y el alioli suave. Si os animáis a pedirlo, decidle al camarero que os lo traiga con las gambas un poco pasadas.
Los de jamón con roque, con queso y con salmorejo... regulares. El jamón es lo único que se salva. Jamón bueno recién cortado pero del otro elemento del montadito apenas un rastro ridículo.

La pechuga de pollo con bechamel exquisita. Una tapa muy bien presentada, calidad-cantidad estupenda, con sus patatas fritas (congeladas) y al punto óptimo de fritura. Sin duda, la mejor elección de la noche. 

Huevos a la flamenca presentados en un vaso
También decidí probar los huevos a la flamenca. La verdad es que era la primera vez que los iba a comer y no me decidía, así que pregunté a mis amigos qué llevaban y me contaron los ingredientes. Me moló y los pedí. Bueno, estos no llevaban ni chorizo ni jamón pero en conjunto estaban buenos. Creo que aquí no los volveré a pedir, pero me he quedado con ganas de probarlos en otro sitio. La presentación, en un vaso de vino me resultó un poco extraña.

Como ya comenté en el primer párrafo, la Navidad no es el momento propicio para conocer nuevos bares. Cuando llegamos y no había demasiada gente el servicio era bastante bueno, pero cuando empezó a llenarse la terraza sólo con dos camareros no era suficiente. Tardaron mucho en tomarnos nota, nos trajeron los platos a destiempo y algunos ni siquiera llegaron, no trajeron cubiertos... un poco desorganizado todo.

D Oro copas a 4€
Cuando terminamos de cenar nos tomamos unas copitas. Bebidas de calidad -no garrafón- a 4€ no está nada mal. Es un local en el que la gente acostumbra a ir a tomar copas y eso se nota. Por la noche cuando recogieron las mesas había un ambiente estupendo lleno de gente joven, del barrio y también algunos extranjeros.

Si quieres tener más información sobre este local puedes consultar su página de Facebook. 




Nuestra valoración: 



 
  • El Tapeador © 2012 | eltapeadorsevilla@gmail.com| Diseñado por BUMERlab
    !-- Place this tag where you want the +1 button to render. -->