Mostrando entradas con la etiqueta vinos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta vinos. Mostrar todas las entradas

A plomo

0 comentarios

Hace ya unos mesecitos que estoy viviendo en Cádiz y he comido en unos sitios estupendos pero el sábado pasado por recomendación de mi amigo Javi fui a A plomo y decidí que quería inaugurar mi etapa gaditana con este restaurante. Se encuentra en la calle Fernández Ballesteros nº3 (muy cerquita del paseo marítimo).
A plomo no lleva mucho tiempo abierto, creo recordar que desde octubre de 2016, pero todo el mundo que lo ha probado se ha enamorado de su carta, que según pone en la web irán renovando cada tres meses para adaptarse a los productos de temporada. Y la verdad es que sí, porque revisando la carta de la web y la que nosotros vimos ya hay algunas diferencias.

Es un local pequeñito con tres partes: la barra, las mesitas altas y el comedor. Al ser pequeño es imprescindible reservar mesa en el comedor. No sé si las mesas altas van por reserva también, pero me enteraré la próxima vez.

Hummus con papa dum. A Plomo Cádiz. El Tapeador.

El comedor es muy acogedor, con luz tenue, espacio suficiente entre las mesas para no molestarse los comensales incluso aunque haya grupos y amplios ventanales. Nosotros fuimos a cenar pero imagino que la luz al mediodía será preciosa.

Pulpo a la brasa. A plomo Cádiz. El Tapeador. Tienen una carta no muy extensa pero con platos muy ricos. Como entrante pedimos hummus con papa dum (por recomendación y porque somos los tontos del hummus) pero también nos llamó mucho la atención el paté de ortiguillas, que caerá la próxima vez. El hummus súper rico, ningún sabor sobresalía sobre otro, muy buena textura y bastante cantidad.

Como entrantes calientes queríamos probar el tataki de presa, el ravioli de rabo de toro y el pulpo a la brasa. Pero ya habían cambiado la carta así que nos decidimos por el pulpo y pad thai. Aunque finalmente sólo pedimos el pulpo porque nos parecía que iba a ser mucha comida. Y acertamos. El pulpo estaba en su punto y las patitas muy crujientes. La salsa que lo acompañaba estaba deliciosa y la verdad es que es un acierto porque a mí no se me hubiera ocurrido nunca ponerle salsa al pulpo.

Queríamos comer también un poco de carne y nos decidimos por la rubia gallega (también recomendación de muchos clientes) pero no quedaba así que pedimos carrillada ibérica lacada con bulgur. Venían dos piezas y la carne estaba muy blandita y con un sabor estupendo. La ensalada de bulgur -para mi gusto- un poco aceitosa, pero eso no le quita ningún mérito al plato.

Carrillada ibérica lacada con bulgur. A plomo Cádiz. El Tapeador.

Para finalizar la dulce velada pedimos strudel de manzana, al que acompaña una bola de helado de leche merengada. ¡Ay, qué pena que yo no pueda comer ahora helados porque ese sabor era mi favorito! Estaba muy bueno, y eso que los postres en este blog no suelen abundar mucho.

Pedimos vino por copa, aconsejados por la maître Angie. Esta cena la maridamos con Forlong Petit.

Ahora me gustaría hablar del servicio de camareros
. Son super profesionales y super atentos. Se nota que el cliente es lo primero y lo más importante. Un diez para ellos. 


Por último, si queréis reservar podéis llamar al 856 07 10 57 en horario de apertura. Almuerzos de martes a domingo de 13.30 a 15.30 y cenas de martes a sábado de 20.30 a 23.30. Cierran domingo noche y lunes todo el día pero abren festivos y sus vísperas.
Si los quieres seguir por redes, aqui puedes encontrar su Facebook.

Por todo ello nuestra valoración no podía ser otra que



Merlot&Albariño

0 comentarios



Hace un par de días, aprovechando la visita de unos amigos decidimos salir a cenar al ilustre barrio de Santa Cruz. Nos habían comentado que uno de los bares de Puerta de la Carne acababa de reabrir, así que decidimos darle una oportunidad.

El sitio en cuestión se llama Merlot & Albariño, y está justo en la esquina con la calle Menendez Pelayo. Cuando llegamos había bastante gente en el interior, pese a lo cual nos recibieron, acomodaron y atendieron con presteza. Como por lo visto era la inauguración aquella misma noche, además de las croquetas de jamón y salmorejo que pedimos – que se notaba que eran caseras y estaban de muerte – nos sirvieron una tapa de carrillada y otra de albóndigas con parmesano.

De la primera debo decir que hacía mucho que no comía una carne así, el punto estaba perfecto y la salsa acompañaba muy bien. En cuanto a las albóndigas, yo no las comí porque soy intolerante a la lactosa, pero a mis acompañantes les parecieron bien. También comimos magret de pato, con mención especial a las patatas y al calabacín de la guarnición, que estaban bien buenas.
A la hora del postre pedimos un par de cosas para compartir. El pastel de almendra con crema de naranja me encantó, no así tanto la sopa de chocolate blanco con helado de fresa, ya que no me gusta mucho ese sabor de helado.

En cualquier caso, en general debo decir que la experiencia fue muy positiva, y que recomendaría el bar a cualquiera, y en especial a los amantes de la buena carne, que seguro que no saldrán defraudados. Es la mejor carne que he comido en Sevilla. También tienen extensa carta de vinos.
Fue algo caro pero por la calidad del producto lo valía. Dependiendo de lo que pidió cada uno nos costó entre 15 y 30€ por cabeza según los que quisieron vino o no.

Valoración: 


Post escrito por nuestra colaboradora Tina

Quisqui Tapas

0 comentarios

Quisqui Tapas abrió sus puertas el 24 de diciembre de 2015 y en un mes y medio se ha convertido en uno de mis bares favoritos, a pesar de que no entra en mi "zona de actuación". Bueno, sólo tengo que cruzar el puente, la barrera psicológica del Guadalquivir ya está superada ;-)

Este coqueto y acogedor bar de tapas se encuentra en la calle Virgen de Regla nº4, en el barrio de Los Remedios. No es un local muy grande: cuenta con cuatro o cinco mesas bajas, dos altas con taburetes y una fuera, además de la barra. En la pared del fondo se encuentran muchas "Q" y yo ya le he prometido una para seguir decorando esa pared.

Pared del fondo decorada de Q. Quisqui Tapas. El Tapeador. Tapas en Sevilla
Detalle en pared de Quisqui Tapas. Foto tomada de su perfil de Facebook. 
Tienen una carta bastante extensa compuesta de ensaladilla, salmorejo cordobés (¡cómo no!), salmorejo de remolacha o ñoquis; algunas chacinas; quiches de pollo al curry y de setas al ajillo; guisos caseros (consultar sus redes para saber cuál es el día); rebanás de carne mechá, de salmón o anchoas con queso o de pastel de cabracho; tatakis y tartares; PATÉS; gyozas y algunos postres de Lalita (pastelería de la que hablaré próximamente).


Salmorejo de remolacha. Quisqui Tapas. El Tapeador. Tapas en Sevilla Lo que me más me gusta de Quisqui es la reinvención de algunos platos considerados como tradicionales. Por ejemplo, si hablamos de quiche, la más conocida es la quiche Lorraine, pero aquí está deliciosa la de setas al ajillo, mmmm. También me encantó el salmorejo de remolacha con queso mozarella y anchoas, todo en su punto justo de sabor sin que ninguno sobresaliera para no estropear el plato. Del salmorejo cordobés no voy a comentar nada... ¿qué pega le voy a poner a un estupendo cocinero cordobés? Sólo id y probadlo. 
Una tapa que me sorprendió bastante, porque a mí no me gusta el sabor de la pera, han sido los ñoquis con pera y gorgonzola. Reconozco que el primero lo probé con reservas pero después no pude parar de comer, ¡incluso mojé sopitas en la salsa!

Continuamos... carpaccio de solomillo con queso parmesano; CARRILLADA y la joya de la corona (muero con los patés, no lo puedo evitar), paté casero de ave al oloroso. Si es que todo está rico, pero si no os podéis decidir, el paté y la carrillada son obligatorias. La carrillada está tiernita, deliciosa, y el parmentier de queso le da un gusto muy especial.

Paté casero de ave al oloroso. Quisqui Tapas. El Tapeador. Tapas en SevillaCarrillada. Quiqui Tapas. El Tapeador. Tapas en Sevilla

Es importante destacar la amplia carta de vinos y señalar que todos se sirven también por copas. De los vinos blancos he probado el albariño "Nice to meet you" y de los tintos el "Habla del Silencio", "Carmelo Rodero", "Cuatro pasos", "La Zorra" y "Tetas de la sacristana". Me quedo con Habla del Silencio y es que esas bodegas extremeñas hace mucho tiempo que me han robado el corazón.

Hace un par de semanas comenzaron también con los desayunos a partir de las 9.00 de la mañana y cada día (de lunes a viernes) hay un guiso casero: lentejas con chorizo, callos, espinacas con garbanzos...
El día 2 de febrero hicieron su primera cata&tapa con Daniel Ramos, del grupo Viñafiel. Yo me la perdí pero la próxima espero que no. Si quieres saber cómo fue y qué vinos se cataron, aquí tienes un pequeño resumen.


Y ya por último unas palabras de agradecimiento a Paula y Álvaro que tan bien me aconsejan y me tratan cuando voy.

Por todo ello, nuestra valoración es:


Si quieres conocer todas las novedades de Quisqui Tapas consulta su web y sus redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.


Casa Curro (Osuna)

0 comentarios

El Tapeador, casa curro, tapas juego de tronos

El Tapeador se ha ido de excursión a Osuna al famoso bar Casa Curro, local que ha cosechado varios premios a lo largo de los últimos tiempos y que cómo novedad desde este año tiene un menú especial de Juego de Tronos, ya que fue en Osuna donde grabaron parte de la última temporada el pasado otoño y donde los actores iban a cervecear.
El Tapeador, casa curro, tapas juego de tronos

Pues bien, lo primero que os comento es que el local tiene sabor antiguo a la vez que es perfectamente cómodo y con un salón interior. No tiene terraza por lo que hay que estar dentro. La decoración se basa en fotos y recortes de prensa que adornan toda las pareces, una gran parte dedicada a Juego de Tronos.

El Tapeador, casa curro, tapas juego de tronos
Sobre el menú deciros que cuenta con una carta con más de 150 tapas, así que imaginaos la variedad para pedir, ¡de todo! y todo con una pinta estupendo. Por la novedad pedimos la carta especial "Juego de Tronos" que cuenta con 8 tapas todas entre 2 y 3 € con los nombres de personajes como podéis ver en la foto a continuación.





El Tapeador, casa curro, tapas juego de tronos
Queríamos probarlo todo y pedimos una de casa excepto Joffrey, Melisandre y Jon Nieve, todo muy divertido porque no podíamos parar de reírnos mientras pedíamos la comanda.

Todo nos encantó, me gustó mucho la selección de ingredientes de cada tapa, el "medievalizar" los platos, con frutas de bosque, con frutos secos y salsas de vino como hacen en Juego de Tronos, donde la comida juega un papel muy importante en los libros. La mezcla de buena carne y otros productos de la tierra, esas fusiones de dulce con salado...¡y todas las tapas eran enormes!

Mis preferidas fueron la ensalada Arya y los escalopines de jabalí (Baratheon), que estaban espectaculares con la salsa de miel al romero. Lo recomiendo 100%.
Aparte de las tapas "GOT" también probamos las croquetas de espinacas (caseras y riquísimas aunque la tapa es más pequeña que las demás) y el salmorejo, exquisito.


Os recomiendo el lugar sin duda, es muy económico, el ambiente es divertido y con la novedad pasarás un buen rato y será algo diferente. ¡Viva las iniciativas frikis de nuestra tierra!
Os dejo el enlace a su página de Facebook para que bicheéis un poco más sobre Casa Curro.

Valoración




La Bulla

0 comentarios

La Bulla es un sitio especial, de eso no cabe duda. Este local de la calle Dos de Mayo, muy bien situado en el centro de Sevilla, no te dejará indiferente. El lugar es amplio y la decoración sencilla pero a la vez muy trabajada, con mucha madera, flores que huelen muy bien y muchas lámparas que cuelgan, todas diferentes.

Risotto. La Bulla. El TapeadorLa comida me resultó excelente, así como los vinos. Desgraciadamente el servicio no lo fue tanto.

Llegamos seis personas al local un jueves noche, faltaban aun más por llegar y la camarera nos insistió mucho para que le dijéramos cuantos íbamos a ser y me sentí desde el principio un poco presionada.
Nos atendieron rápido cuando llegamos pero cuando el local empezó a llenarse esto cambió. Salí a la calle a fumarme un cigarrillo un par de veces y cuando volvía el servicio me ponía malas caras...esta actitud me molestó un poco. Yo era una clienta más, pasé allí gran parte de la noche, me bebí varias copas de vino y a lo mejor tardamos en pedir un poco más que la media pero no me parece que esta actitud sea de recibo, y yo estas cosas no las perdono. Además quisimos preguntar al camarero si un plato era vegetariano y qué llevaban algunos otros y nos contestó mal, tarde y de mala gana.

Tagliatelle. La Bulla. El Tapeador
Pasemos a cosas más alegres y dejemos el servicio a un lado porque lo importante es la comida. Ésta no me decepcionó. Como éramos varios y los platos son más o menos grandes pedimos varias cosas: risotto, tagliatelle, salmorejo, queso de cabra, pastel de berenjena y postres variados.
El salmorejo estaba muy bueno, suave pero a la vez sabroso y además era un buen plato, no una pequeña tapa, lo recomiendo para ir abriendo boca.
El risotto era cremoso y no apelmazado. Además, no lleva nata y es opcional ponerle o no queso. Es un buen plato, y con éste y un postre ya has cenado.
El pastel del berenjena sólo lo probé y más bien me pareció soso, este fue el único plato que no me dijo nada. El plato estrella: los tagliatelle, que venían con aceite de oliva y una salsa parecida al pesto, exquisitos. Realmente en su punto, un buen plato que me dejó un sabor de boca excelente.

Postres de La Bulla. El TapeadorLo de los postres me resultó extraño pero como estrategia de marketing es estupenda: por norma te sirven en la mesa una gran bandeja llena de diferentes postres, lo que te comas es lo que te cobran. ¿Por qué este sistema no me convence? Porque picas, es algo engañoso, pero ése es tu problema. Principalmente es porque el postre está ahí, abierto delante tuya y a lo mejor ha pasado por cuatro mesas más; vamos que no me parece higiénico, han podido estornudar encima por ejemplo.

En general las tapas son creativas y originales y la presentación es increíble, además tienen una muy buena variedad con más de 25 platos. Como una anotación que me parece importante y de agradecer es la enorme variedad de vinos que tienen para maridar los platos, desde 2,5€ la copa a 125€ la botella.

Pastel de verdura. La Bulla. El Tapeador.
A la hora de la cuenta os diré que sé de buena tinta que a muchísima gente este bar les resulta caro. En mi opinión no lo es. La comida es de calidad y también buena cantidad en mi opinión. Lo ideal es pedir para compartir. Eso sí, no es uno de esos sitios en los que comes por 8€...además cobran 1,50 € por persona y cubierto, lo que me parece algo excesivo.

Con todo lo que he explicado y a pesar de la calidad de la comida mi valoración no será alta única y exclusivamente por cómo me trataron y me hicieron sentir. Volveré a ver cómo me tratan una segunda vez. De momento esta es mi valoración:

Zarabanda's & Bodegas Hispano Suizas

0 comentarios

Zarabanda's & Bodegas Hispano Suizas El Tapeador


El pasado jueves 30 de Octubre tuvimos el honor de ser invitadas a uno de los eventos gastronómicos del mes: os hablo de la cena maridaje que organizó el restaurante Zarabanda's (Calle Padre Tarín nº6) en colaboración con las prestigiosas Bodegas Hispano Suizas.

Como ya sabréis las Bodegas Hispano Suizas están muy bien puntuadas en todas las guías, los vinos que tomamos se encuentran por encima de los 90 puntos en las guías Peñín y Parker, y además el director nacional de la Bodega, Vicente Cortés, nos acompañó para explicarnos las características de cada caldo y todas nuestras dudas.

Con respecto a los anfitriones os diré que José Luis, el actual propietario de Zarabandas regenta un acogedor local, donde combina sabores tradicionales con novedosas innovaciones y que además una vez al mes organiza este tipo de eventos, a los que normalmente te puedes apuntar a través de su web. Pero bueno, vamos a lo que nos interesa, el maridaje:

Zarabanda's & Bodegas Hispano Suizas El Tapeador
El menú constaba de cinco platos más un postre y cinco vinos para maridar cada uno de ellos.

Para abrir boca tomamos una excelente ensalada tibia de gambones a la plancha con vinagreta de su jugo, maridado con Tamtum Ergo Cava de Pinot Noir. El plato era abundante, con gambones  a la plancha, tomates cherry, aguacate y yerbas muy ricas. El cava fue sorprendente y maridaba con el plato a las mil maravillas; el cava no es de mis bebidas favoritas, pero este era especial, no tenía muchas burbujas y como nos explicó Vicente Cortés deben quedar dentro, de color rosado, este cava se ha convertido desde ya en mi favorito.
Zarabanda's & Bodegas Hispano Suizas El Tapeador
Seguimos con el Tartar de pez mantequilla con manzana ácida y crema de limón, maridado con Impromptu. En el Tapeador somos muy fan del tartar, éste estaba bien frío, como hay que servirlo, y la mezcla del pescado con la manzana ácida y el jugo de limón era espectacular. Más si cabe maridado con el catalogado como mejor vino blanco de España (97 puntos), el novesodo Impromtu Sauvignon Blanc, de entre todos mi favorito.

Después del pescado llegó la carne: pechuga y chupa-chups de codorniz al horno con crema de berenjenas asadas, maridado con Bassus Pinot Noir. De todos los platos la codorniz fue el que menos me dijo, debe ser que estaba eclipsada por la combinación anterior. Sobre el Bassus Pinot noir es un tinto de aroma intenso, elegante y con sabor largo, muy bueno. 

Aun nos quedaban el último plato y el postre. Primero el lingote de cochinito al horno con crema de calabaza, maridado con Bobos Finca La Borracha, ésta fue otra de las combinaciones ganadoras. El cochinito estaba estupendo, pero ¡ay! el vino...sin palabras para este tinto afrutado, de sabor complejo pero con recuerdos a madera y tostado, otro de los ganadores, aunque era muy difícil elegir.
Zarabanda's & Bodegas Hispano Suizas El Tapeador
Y tras la fantástica cena llegó el colofón final: semifrío de chocolate y crema de naranja, maridado con Bassus Dulce. El postre me resultó espectacular en su sencillez; la presentación fue de tres "lingotes" de chocolate con naranja, de textura amoussada y de sabor exquisito. Me llamó la atención que tuviera sal gorda por encima, y esto potenció el sabor del chocolate increíblemente, era la primera vez que probaba algo así. Jose Luis se encargó de explicarme que los buenos chef chocolateros usan la sal para potenciar el sabor del chocolate. Sobre el Bassus Dulce deciros que me ocurrió como al principio, no soy muy de vinos dulces si no más bien secos, pero con este bien haría una excepción. Agradable al gusto, suave y de gusto tropical y a fresa, un pelín ácido, una maravilla.

Qué puedo decir de esta cena, de la invitación, del maridaje y de todo. Fue simplemente exquisito. Tanto los platos como los vinos no me dejaron indiferente y me fui a casa con un muy buen sabor de boca. Estuvo bien preparado, magníficamente bien presentado y desde el Tapeador nos sentimos profundamente agradecidos.
Zarabanda's & Bodegas Hispano Suizas El Tapeador

Por supuesto tuvimos la oportunidad de comprar vinos y no la perdimos. Si queréis saber más sobre Las Bodegas Hispano Suizas y sus vinos aquí os dejo su web.
Por otro lado si aun no conocéis Zarabanda's no sé a que estáis esperando. Para enteraros de sus eventos podéis apuntaros en su web o en su Facebook.

Valoración:


Zarabanda's & Bodegas Hispano Suizas El Tapeador



L' Oca Giuliva

1 comentarios

Hace un tiempo que El Tapeador se puso en busca del mejor restaurante italiano de la ciudad. Como todos sabemos en Sevilla precisamente restaurantes italianos no faltan, pero buscábamos algo especial, más auténtico, más italiano que todos los demás.
Nos habían recomendado y habíamos leído en la red que en la súper turística calle Mateos Gago había uno llamado L' Oca Giuliva.

Para allá que nos dirigimos un poco desconfiados, ¿en una zona tan turística un local de tanta calidad como nos decían? lo dudábamos y debo confesar que nos equivocamos de todas todas.

L' Oca Giuliva es un pequeño local con una pequeñísima terraza en la acera y una decoración ambientada en el cine, limpia y bonita. El servicio es bueno, sin ser exquisito y la mayoría del personal no habla español como es debido, pero esto no nos resultó un problema, al fin y al cabo estábamos allí por la comida.

La carta es amplía y hay de todo: pizza, pasta, pasta fresca, antipasti, carne, pescado (una cosa que me encantó fue que tenían una sección de recomendaciones fuera de carta y también había bastante variedad)...pero queríamos probar lo más tradicional añadiéndole un toque especial a su vez: De entrante lo tuvimos claro desde el principio: ¡la tabla de quesos!
De plato principal yo me decidí por un plato de pasta fresca rellena "plagia e fieno alla boscaiola" con espinacas, nata champiñones, guisantes, bacon y parmesano. Mientras mi pareja se decidió por los "fagottini formaggio e pere alle noci e gorgozona, que quiere decir pasta llena de queso y pera con nueces y gorgonzola.

La tabla de quesos fue lo primero en llegar y tengo que decir a boca llena que ha sido la mejor tabla de quesos que he probado en toda mi vida, enorme, bien variada (al menos 7 tipos de quesos variados y algunos deconocidos para mi), con miel, mermelada y salsa balsámica, nueces, uvas...una delicia.
Tuvimos que pedir otra cesta de pan y picos y os digo que para dos es demasiado, luego casi no pudimos terminarnos la pasta,,,pero ¡Ay, lo que disfrutamos! de diez.

Los principales también estuvieron exquisitos aunque ya nos costó mucho comerlos, mi pasta era fresca y se notaba, los sabores suaves, la mezcla me gustó mucho aunque como suele pasar el bacon le daba un matiz demasiado salado para mi gusto.
La pasta con pera por otro lado nunca ha sido santa de mi devoción pero debo decir que la salsa estaba exquisita.

Por supuesto tras nuestra primera experiencia al poco tiempo decidimos volver a l'oca giuliva y fue si cabe mejor experiencia que la primera, en esta ocasión decidimos probar las pizzas, que son las típicas italianas (no gordas y con 15 ingredientes como estamos acostumbrados), me gustan finas y sabrosas y pedimos una "tonno"con atún y pimientos asados que hizo las delicias de los comensales, aunque estaba un pelín aceitosa por el atún, pero todo no puede ser perfecto...aunque está cerca.

De precio obviamente por la zona, el tipo de restaurante y la comida artesanal no es barato, pero tampoco es caro. No sé si a vosotros os pasa lo mismo pero cuando comes comida de calidad, te sacias y has recibido un buen trato no te cuesta pagar aunque el precio sea elevado. Por pareja con vino la cena sale a unos 25€ por cabeza, que para la calidad del restaurante está más que bien. Un consejo es que si sois dos podéis abaratar la cena pidiendo un entrante y un plato para compartir ya que todo es enorme. ¡Id, insensatos, iiiid!

Valoración:



El Rinconcillo

0 comentarios


El Rinconcillo es el bar más antiguo de la ciudad, y esto señores, no es poco. Su fama le precede desde tiempos inmemoriales y El Tapeador no podía ser menos e ir a probarlo para contaros.

Ir al Rinconcillo merece la pena solamente por el local, en el que se respira tradición de la buena, decorado con azulejos típicos sevillanos, carteles taurinos y sobretodo de Semana Santa no deja indiferente a nadie, el local se divide en tres zonas, la entrada donde podemos ver unos grandes barriles a modo de mesas, a la izquierda otra zona con barra y balcones a la calle, y en el lado opuesto un salón con mesas de madera bajas. Tiene otro salón arriba, que no conozco pero en el que se celebran celebraciones de todo tipo.

Nosotros optamos por los barriles, y fue grato darnos cuenta de que atendían los camareros también en ellos aunque estuviéramos de pie (no hay bancos, y eso no mola).

Del Rinconcillo me habían dicho muchas cosas, entre otras que era caro y que probara las espinacas y el bacalao. Pues bien, casi todo erróneo. Vamos por partes: lo primero que diré es que este local es más que económico, casi todas las tapas tienen un precio de 2€ y algunas hasta 1,90€, lo cual ya es difícil de ver en Sevilla.

Sobre las espinacas, una tapa que me suele encantar la verdad es que no me convencieron en absoluto, estaban demasiado fuertes (pero mucho, mucho) y se me estuvieron repitiendo hasta que me acosté.

La ensaladilla (de atún) estaba buena, diferente a las que suelen poner en el  resto de bares, tenía demasiada mayonesa, pero muy buena, aunque quizás la esperaba algo más tradicional.

En cuanto a la pavía de bacalao, exquisita. Bien frita, el rebozado estupendo y el bacalao tierno y fresco, la mejor tapa de las que probamos.

El Rinconcillo no apuesta por las novedades ni la cocina de autor, aquí hay de lo de siempre, bien servido, buen tamaño, muy buenos precios y sin novedades.
Lo que te ponen aunque sea tradicional es de calidad, de destacar como comentaba sus platos de bacalao, en especial la pavía, aunque también había por ejemplo bacalao con tomate, muy fresco.

No probé nada más de la amplia variedad que ofrecen, pero sin duda volveré pronto para hacerlo. Me gustó lo atento que fue el servicio, los platos y servilletas con su logotipo y el cartel de Casa fundada en 1670 o el de Prohibido el Cante.
No dejéis de venir, es una parada obligatoria para todo Sevillano que se precie.

Valoración:


Si estáis interesados en saber más echad un ojo a su web, que es muy completa y tiene un poco de todo.


La Pepona

0 comentarios


La Pepona El Tapeador
Recuerdo que de repente un día cambiaron de nuevo el bar de la Calle Javier Lasso de la Vega, era un bar que llevaba meses cambiando, no funcionaba a pesar de la buena zona, también abrieron La Clueca delante y San Andrés está a un paso, pero algo fallaba. Decidí darle una oportunidad al nuevo bar llamado La Pepona, ya que estaba lleno y desde fuera todo tenía muy buena pinta.
La Pepona El Tapeador

Tuvimos que esperar un buen ratillo para coger mesa y mientras nos tomamos una cerveza bien fresquita y servida en copa grande en la barra, que me resultó bastante incómoda, básicamente porque estaba muy lleno. Finalmente nos sentamos en una de sus mesitas de madera, están muy cercas una de otras y me resultó un poco incómodo no poder dejar el bolso en ningún lado, había mucho ruido pero sobretodo había mucha hambre, así que no nos importó demasiado.

Para ir abriendo boca nos pedimos unas croquetas de puchero y alioli a la hierbabuena y los camareros, que resultaron ser muy amables nos recomendaron su tapa estrella, sardinas maceradas sobre tosta de sésamo y compota de tomate semiseco. Sobre las croquetas diré sin miedo a equivocarme que son las mejores croquetas que he probado en años, y creedme, eso es mucho. Las sardinas también exquisitas, una tapa original con unos sabores muy especiales, suave y a la vez intensos, te tiene que gustar mucho el pescado, deliciosas.
La Pepona El Tapeador

Las tapas no son excesivamente grandes y éramos dos así que seguimos probando, decidimos que los Canelones de carrillada ibérica con bechamel de boletus serían una buena opción, y acertamos. No fue mi tapa preferida de la noche, ya que la carrillada me resultó un pelín fuerte, pero si te gusta la buena carne te gustará. Queríamos una tapa más grandecita que nos saciara más y optamos por la apuesta segura de huevos con chorizo, que nos presentaron en una pequeña cazuela, literalmente para mojar pan.
La última opción fue la tapa de chipirón encebollao, rico aunque de todos los platos fue el que menos me sorprendió.
Las presentaciones de los platos fue muy cuidada, como viene siendo habitual en los nuevos locales más trendy de la ciudad.

Si eres amante del vino en este bar vas a disfrutar, ya que tienes más de 40 variedades diferentes para maridar tus tapas, si no sabes mucho déjate recomendar por el encargado, que te atenderá con gusto.
La Pepona El Tapeador

Lo que vende la pepona son tapas de siempre con un toque más original y elaborado, con los mejores ingredientes, vamos, una calidad excelente en todos sus productos, y se nota muchísimo.
Sobre el precio de las tapas, varía entre 2,5€ y 4,5€, más que aceptable para lo que estás comiendo, aunque las tapas no son excesivamente grandes como digo la calidad y los sabores son exquisitos.
La Pepona El Tapeador

Aparte de lo que pedimos, y aunque tenía todo una pinta estupenda me quedé con las ganas de probar  la merluza, la ensalada tibia de pollo al curry, la tabla de quesos, o el ajoblanco, así que sin duda volveré a probar más buena comida en breve, este local engancha.

Como pequeña nota os diré que La Pepona ha conseguido situarse en su corta vida en el puesto número 8 en la web Tripadvisor, ni más ni menos de entre casi 1400 locales sevillanos, en tan poco tiempo esto dice mucho de este estupendo bar.

Durante la última semana de cada mes La Pepona hace unas jornadas dedicadas a un producto, plato o región, ofreciendo diferentes tapas, todas ellas al precio único de 2,5 euros. ¡Nos encantan estas cosas!

Valoración
La Pepona El Tapeador

Los Alcores

0 comentarios

Y aunque parece que los redactores de El Tapeador estos días se estaban diversificando, no pueden evitar volver siempre al barrio, y por aquí estoy yo. Hoy os traigo la crítica de Los Alcores, situado en la calle Barco, en la zona de la Alameda de Hércules y enfrente de La Fábrica, local del que ya hemos hablado en nuestro blog.

Fachada restaurante Los Alcores.
Fachada de Los Alcores.
Tomada de azahar-sevilla.com 


Solomillo al eneldo. Restaurante Los Alcores.

Es un restaurante al que tenía muchas ganas de ir; me gustaba mucho pasar por la puerta y ver sus hules de plástico de colores, así tipo "cena en el patio en verano". Además, siempre hay bastante gente, por lo que supuse que su cocina era buena. Y no me equivoqué.

Existe otro restaurante Los Alcores en Triana de la misma cadena. Este local de la Alameda tiene un salón en la planta baja y otro en la planta de arriba, además de algunas mesas fuera rodeándolo. Nosotros, fieles al estupendo tiempo de Sevilla, preferimos sentarnos fuera.

La especialidad de la casa es el solomillo al eneldo. Y a mi que no me gustan nada las salsas ;-) , pues me decanté rápidamente por él. No tenía ni idea de a qué podía saber el eneldo y la verdad es que me gustó mucho. Para volver y repetir.

Me llamó mucho la atención que en la carta hubiera ensaladas por personas: individual, para dos y para cuatro (2'50 - 7- 12). ¡Es una idea estupenda! Hay veces que quieres ensalada pero tu acompañante no y al final no la pides. Los Alcores han dado con la solución perfecta. Súper punto para ellos.

Revuelto de boletus. Restaurante Los AlcoresOtras tapas que pedimos fueron croquetas caseras, que estaban normalitas, y chipirón a la plancha que estaba muy rico. A mi las huevas me gustan mucho pero tras una última mala experiencia con ellas no hace mucho les he cogido un poco de manía. Mi acompañante pidió huevas fritas y yo me resistía a probarlas, pero he de reconocer que estaban también muy buenas. Aún así, tardaré tiempo en volver a comerlas.
La última tapa que pedimos fue el revuelto de boletus. Lo trajeron  muy bien presentado y acompañado de mini toast, pero las ansias por comer hicieron que lo estropeáramos muy pronto. Creo que fue la mejor tapa de la noche. Los boletus estaban deliciosos y el huevo cuajadito... ¡qué rico!

Huevas fritas y chipirones a la plancha. Restaurante Los Alcores. No tomamos vino porque yo estaba maluzcona pero la carta era bastante interesante. La próxima vez que vaya pediré alguno y seguiré probando los platos de la carta, en especial los revueltos, que tenían muy buena pinta.

El precio ronda los de la zona, entre 2'50-3€ las tapas, 7-8€ las medias y 10-12€ las raciones.

Me gustaría destacar el servicio de camareros. Son súper lindos y  muy simpáticos, te atienden rápido y te aconsejan muy bien. 

Valoración: 

Rico, rico y con fundamento


Az Zait

4 comentarios

Fotos de Restaurante Az-Zait, Sevilla


Hace bastante tiempo que el equipo de El Tapeador tenía ganas de pasar por el conocidísimo restaurante Az Zait, ubicado en la Plaza de San Lorenzo. Aprovechando que (imaginamos debido a la crisis) ahora también ponen tapas el otro día pasamos por delante y no pudimos contenernos. Ahí va nuestra experiencia:

Para comenzar hablaré un poquito del sitio, decir que es acogedor, la zona de tapas está en el salón-entrada, que es al que se entra directamente desde la calle. Ya a la derecha hay una puerta por la que se accede a los salones más íntimos donde sirven la comida del restaurante. El restaurante es acogedor, decorado al estilo "francés", la pared entelada, lamparitas en las mesas, todo muy chic y clásico a la vez.
Los camareros van muy bien uniformados, el servicio fue excelente, son educados. El local inspira ese rollo de "sitio bueno" donde la gente susurra y nada está fuera de lugar.
http://lacuisinedelsur.wordpress.com/2013/07/30/az-zait/

Bueno, ahora vamos a lo que nos interesa: la comida. Para ir abriendo boca pedimos un foia envuelto en papel de oro con mermelada y panecillos que aunque era algo pequeño y para mi gusto lo sirvieron demasiado frio, la verdad es que estaba bueno.

Yo me aventuré a pedir Ravioli relleno de langostinos y setas, está fue la gran decepción del día, por varios motivos, primero el sabor, que era bastante normal. Pero mi gran asombró llegó cuando me presentaron el plato y vi que la tapa se trataba de un solo ravioli, ni dos, ni tres, ni cuatro. Uno.
Esta tapa costaba casi 5€, ni que decir tiene que estuve por tirársela a la cara, pero aquí donde me veis tengo buenas maneras. Así que me comí mi triste e insípido ravioli con un langostino y una seta y pedí otra tapa a ver si resultaba menos decepcionante.

La siguiente elegida fueron migas, servidas con cebolla caramelizada y pasas. De modo que un plato al que estamos acostumbrados como salado lo servían con esa mezcla dulzona que aunque estaba buena no me acababa de convencer. La presentación molaba ya que venía en una cazuelita como de juguete, roja y ardiente. Esta tapa fue algo más abundante que las anteriores.

Enchilada de pollo fue la cuarta elegida. Misma presentación que las migas, fue la tapa que más me gustó aunque obviamente me supo a poco, todas las tapas eran demasiado pequeñas para mi gusto y está estaba buena porque sinceramente era difícil fallar con pollo con algo de verduras y queso gratinado. Decir que estaba muy bien especiada.

Por último y decidiendo que lo mejor es lo de siempre pedimos unas típicas Papas Bravas a ver si había suerte.
Está fue la tapa más barata y más abundante de todas, la salsa era casera y aunque no picaba ni es la mejor que he probado tampoco desmerecía, pero no dejaban de ser unas habituales papas bravas sin nada de especial.

Cómo habéis leído y os imaginaréis el sitio resultó de lo más decepcionante. Había oído maravillas de Az Zait, de su comida y de todo, y la verdad es que me decepcionó muchísimo. No sé si el restaurante funcionará mejor, si la comida será más buena y los platos más abundantes, pero a mi las tapas me parecieron un gran timo, carísimas para la cantidad pero sobretodo para la calidad de los platos.
Si hubieran estado exquisitas no habría queja, pero es que no lo estaban. No sé si en el futuro me animaré a probar de nuevo, pero de momento se me han quitado las ganas por una temporada de volver al Az Zait.

Valoración:


Fotos: La cuisine del Sur

 
  • El Tapeador © 2012 | eltapeadorsevilla@gmail.com| Diseñado por BUMERlab
    !-- Place this tag where you want the +1 button to render. -->