Mostrando entradas con la etiqueta Carne. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Carne. Mostrar todas las entradas

Gastrobar Zalata

0 comentarios




Esta semana dando una vuelta por la zona de San Juan de la Palma, siendo tarde y buscando un sitio agradable para comer y que tuviera mesas fuera, fuimos a parar a Zalata, un nuevo gastrobar tranquilo y bonito en la calle Doña María Coronel.



Según pudimos ver en su carta y por su servicio lo llevan latinos y la carta es una fusión entre las carnes y sabores de aquí con los de allí. Tiene una carta no muy amplia pero con un poquito de casa cosa (carnes, pescados, tapas frías, etc).

Como éramos cuatro pudimos probar diferentes tapas, a saber, cous-cous de quinoa con cordero, rollito de abril y aceite negro (rollos de patata normal y violeta con aceitunas y salsas picantes), el crujiente de queso de cabra y peras caramelizadas (una especie de hojaldre muy bien cocinado con queso de cabra y, creo que espinacas, dentro), briwate de dos sabores (como unos grandes nachos o tortas con pollo y salsita por encima), tiras de pollo con espaguetis de patata, bacalao de bilbao con arroz negro y por último el solomillo de ternera con tortilla.


Todas las recetas así como las presentaciones son muy elaboradas como veis en las imágenes, se nota que los productos son de calidad y los sabores eran muy buenos.

Me gustaron especialmente los briwates de pollo y el crujiente de queso de cabra y peras caramelizadas, el bacalao negro también estaba riquisimo y el arroz con su poquito de alioli por encima. Lo que menos me gustó fueron los rollos de patatas con trozos de aceitunas, que no le vi demasiado el punto.

De precio no está mal, pagamos 25€ por pareja, bebimos unas cuantas cervezas y tomamos dos tapas cada uno. No es especialmente barato, pero es lo que se suele pagar cuando la cocina es de este tipo y el tipo de presentación.



Como gran punto negativo diré que el servicio fue regular. El chico que nos atendió era muy agradable pero tardaron en servirnos muchísimo tiempo. Al menos media hora o más para la primera tapa. Tampoco nos pusieron servilletero en la mesa. En Sevilla estamos acostumbrados a un buen trato en los bares y a mucha rapidez y esto, teniendo en cuenta que había un par de mesas más no me pareció de recibo, le quita puntos a la crítica. No sé si es algo habitual allí o fue puntual.



Tienen una web en la que podéis ver lo que ofrecen y conocer un poquito mejor la historia del lugar y su chef.

Resumiendo, lo recomiendo, la cocina es buena aunque tampoco es una cosa loca, los productos son de buena calidad y la carta es original. Id con tiempo porque son lentos.

Valoración


Merlot&Albariño

0 comentarios



Hace un par de días, aprovechando la visita de unos amigos decidimos salir a cenar al ilustre barrio de Santa Cruz. Nos habían comentado que uno de los bares de Puerta de la Carne acababa de reabrir, así que decidimos darle una oportunidad.

El sitio en cuestión se llama Merlot & Albariño, y está justo en la esquina con la calle Menendez Pelayo. Cuando llegamos había bastante gente en el interior, pese a lo cual nos recibieron, acomodaron y atendieron con presteza. Como por lo visto era la inauguración aquella misma noche, además de las croquetas de jamón y salmorejo que pedimos – que se notaba que eran caseras y estaban de muerte – nos sirvieron una tapa de carrillada y otra de albóndigas con parmesano.

De la primera debo decir que hacía mucho que no comía una carne así, el punto estaba perfecto y la salsa acompañaba muy bien. En cuanto a las albóndigas, yo no las comí porque soy intolerante a la lactosa, pero a mis acompañantes les parecieron bien. También comimos magret de pato, con mención especial a las patatas y al calabacín de la guarnición, que estaban bien buenas.
A la hora del postre pedimos un par de cosas para compartir. El pastel de almendra con crema de naranja me encantó, no así tanto la sopa de chocolate blanco con helado de fresa, ya que no me gusta mucho ese sabor de helado.

En cualquier caso, en general debo decir que la experiencia fue muy positiva, y que recomendaría el bar a cualquiera, y en especial a los amantes de la buena carne, que seguro que no saldrán defraudados. Es la mejor carne que he comido en Sevilla. También tienen extensa carta de vinos.
Fue algo caro pero por la calidad del producto lo valía. Dependiendo de lo que pidió cada uno nos costó entre 15 y 30€ por cabeza según los que quisieron vino o no.

Valoración: 


Post escrito por nuestra colaboradora Tina

El café-bar Levíes

4 comentarios

Para mi segunda entrada en este blog he querido hablaros de uno de mis lugares favoritos para ir de tapas en Sevilla: el café-bar Levíes:
Bar Levíes-El Tapeador 

Situado en la calle Levíes en el centro histórico de Sevilla, este bar ofrece una amplia variedad de tapas para todos los gustos, sea usted vegetariano o carnívoro encontrará lo que esté buscando y a muy buen precio.

Pollo a la pimienta, solomillo al whisky, atún a la plancha, papas gratinadas con queso cheddar, tortilla española, chocos fritos, distintos baguettes y bocadillos son sólo una pequeña parte de las más de 50 especialidades que ofrece el local y que os recomiendo personalmente.
Bar Levíes-El Tapeador
En la foto se pueden ver una tapa de pollo a la pimienta y una media ración de papas con cheddar. Muy rico y el fondú de queso: ¡oh la la!

Desafortunadamente todo no es oro todo lo que reluce este paraíso para el paladar, me veo obligado a resaltar unos de los aspectos que menos me gustan del lugar: el bar Levíes es un sitio a evitar los viernes y sábados por la noche, otra opción es llegar temprano para encontrar sitio ya sea en la terraza o dentro del local, y para que te sirvan rápidamente porque cuando hay bullicio los platos tardan en llegar, sobretodo cuando se pide algo que necesita un poco más de tiempo de elaboración cómo por ejemplo las croquetas de espinacas, con estas además corres el riesgo de que no estén bien fritas, y por último la falta de personal para atender a los clientes a veces y de mal humor, aunque para ser sincero diré que esto no suele ocurrir a menudo.

En cuanto a precios, no pueden ser más asequibles teniendo en cuenta el tamaño de las tapas (con dos ya tendrás más que suficiente) están alrededor de 2,5€/3€ por tapa.
Bar Levíes-El Tapeador

¿He dicho ya que este es uno de mis sitios favoritos de tapeo? Pues eso señores, os lo recomiendo encarecidamente ya que ni la localización, ni la relación calidad-cantidad-precio podrían ser mejores. Como último tip comentaros que no  se os ocurra pedir tapa de patatass porque todos los platos vienen ya acompañados de estas.

Valoración:

Bar Levíes-El Tapeador

Bar de tapas y pinchos Lizarran

4 comentarios

Aunque este, sea mi primer post en este blog, voy a empezar con una mala experiencia que he tenido en un famoso bar de tapas, o mejor dicho de pinchos, en Sevilla: Lizarran.

Bar de Tapas Lizarran
No sé vosotros queridos lectores y seguidores de El Tapeador cómo lo hacéis, pero yo cuando voy a un nuevo sitio, como en este caso ha sido el Lizarran, me fijo y mucho en todos los detalles: el diseño del local, la comodidad de las mesas, la presentación de los camarero/as, etc., pero sobre todo y eso influye mucho en la evaluación de mi experiencia; la presentación de la carta.

Bar de Tapas LizarranPara mí la carta de un restaurante o incluso de una cafetería es tan importante como lo puede ser por ejemplo la limpieza del local, es la carta de presentación del establecimiento y es lo segundo que ve el cliente al entrar y le ayuda en el proceso de toma de decisión, por lo tanto tiene que estar muy cuidada y muy bien presentada.

En el caso de nuestro local, Lizarran de la Plaza del Duque, no hay nada que reprocharles ni al diseño del bar ni a la presentación de los camareros, y la carta era simplemente perfecta: poca oferta (ayuda a decidirse), y fotos de los platos en tamaño bastante grande.

Pues bien hasta el momento todo parece perfecto y a primera vista es un sitio de estos que me gustan hasta que...¡llegó el momento de elegir pinchos!
Éramos dos personas sin mucha hambre, escogimos dos pinchos cada uno y una ración para compartir: Pincho de tres quesos, pincho de anchoa, lechuga, tomate y queso fresco, pincho de queso philadelphia con chocolate derretido y nueces, y para terminar un pincho que tenía un bloque de algo parecido a paté encima de ensaladilla rusa.
El veredicto señoras y señores: el pincho de 3 quesos es más que recomendable, será porque es uno de los que no elaboran en la cocina ya que el queso viene preparado de fuera y por naturaleza sabe bien. Y el otro buen pincho es el de queso philadelphia con chocolate y nueces, por las mismas razones poca elaboración en la cocina y aunque no pegue por su sabor a dulce como plato principal o entrante, se recomienda.

Bar de Tapas Lizarran Por lo demás, el de ensaladilla era complicado de comer y muy cargado, y el de anchoa el problema estaba en la misma porque estaba demasiado salada, sin ningún toque de acidez (limón), y con un sabor muy pronunciado de pescado azul crudo.


Ahora pasamos a "le plat de resistance", era una ración cuyo nombre se me ha olvidado (algo de mar y montaña...). Primero, sorprende el tamaño de "la ración" que bajo mi propia experiencia seria una media ración en otros sitios de tapas; era una mezcla de pollo, champiñones y calamares fritos con salsa mahonesa con curry. A ver... señores...¿quien ha oído hablar antes de salsa mahonesa con curry? Normal que no sea muy conocida, ya que es una de esas salsa que la pruebas la primera vez y bueno... ni fu ni fa, y ya a la siguiente cucharada estas pensando en dejar el plato porque le han puesto demasiada salsa. Tengo que reconocer que el calamar estaba muy tierno para ser calamar frito, no era de esos que no terminas de masticar bien o de los otros que se quedan demasiado blandos.

Bar de Tapas Lizarran
Para acabar, solo quiero decir que tengo un paladar muy exigente, soy de los pocos que piensan que macarrones con tomate es sólo un plato que te preparas cuando estas cansado y no quieres cocinar o cuando te has quedado sin blanca y es lo único que hay en la cocina (soy estudiante y ya he vivido esta situación), pero nunca es un plato buenísimo porque es soso y le falta algo de estructura.
En fin no creo que vaya a volver a comer de nuevo en el Lizarran porque le ha faltado mucho para que haga que vuelva a querer probar su menú, simplemente es Psssé.

Valoración:


Mesón Casa Luciano

0 comentarios

Mesón Casa Luciano El Tapeador

¿En la sierra de Aracena? No, en el mismo corazón del barrio de Triana podemos degustar unas maravillosas carnes a la brasa que nos recordarán, al menos a mí, a casas antiguas de pueblos pequeños, con sus chimeneas humeante y chisporroteantes y al olorcillo de la carne haciéndose entre el carbón y los leños.

El mesón del que os voy a hablar es en un local familiar, con rústico y clásico mobiliario que denotan el paso del tiempo por él, el excelente trato del personal me hace pensar que son muchos los años que llevan entre aquellas paredes, ya que saben en cada momento cual es su papel.

El sábado pasado fui a la hora punta, las 14:30, y para nuestro asombro no había más que tres o cuatro mesas ocupadas, en general familias o parejas de cierta edad. Nada más sentarnos, nos trajeron un plato de taquitos de jamón, por cuenta de la casa y a los pocos la carta, le echamos un vistazo, los precios no son baratos en comparación con otro tipo de bares, pero en relación calidad-precio los veo bastante parejos. En ella podemos encontrar entrantes, carnes, pescados, vinos y postres.

El chorizo a la brasa fue nuestro plato elegido para abrir boca, un suculento chorizo humeante hacía aparición en la mesa, cortado a rodajitas, la cantidad no era abundante pero su sabor era intenso y su aroma embriagador.


Mesón Casa Luciano El Tapeador
Como plato pedimos “chuletitas de cordero”, que delicia, en su punto, la grasa que tienen, estaba crujiente y sabrosa, la carne tierna con ese toque a brasa que le da el horno tradicional. Nos pusieron ocho por ración y sinceramente, no pude acabármelas. Además pedimos una ración pequeña de patatas para los dos, más que suficiente. Y si tengo que criticar algo, aunque me es muy difícil, las patatas me hubieran gustado un poco menos hechas, pero eso ya es algo más bien subjetivo. Lo que si debo destacar es la presentación, comprendo que quieran destacar el producto tal cual, como materia prima, pero las chuletas se veían descolocadas y tristes en una bandeja tan grande, como podréis ver en las fotos. Con el chorizo pasaba algo por el estilo, un mayor cuidado de este punto les haría ganar en calidad al cliente.

Mesón Casa Luciano El Tapeador
Para culminar este almuerzo, nos trajeron bombones helados y un par de chupitos, vodka caramelo y limoncello.

¿Qué mejoraría de este restaurante? Lo que previamente he comentado, el mobiliario es demasiado antiguo, aunque de eso no se come. La presentación deja bastante que desear, ya que la comida lo primero que hace es entrar por los ojos.

Respecto al precio, a los que no os guste gastar un poco más, absteneros, es un sitio de calidad, nada de comer en cinco minutos y salir corriendo, es un sitio para disfrutar con sus platos y sus vinos. En general, es un buen sitio para ir un día especial.

Valoración: 



 
  • El Tapeador © 2012 | eltapeadorsevilla@gmail.com| Diseñado por BUMERlab
    !-- Place this tag where you want the +1 button to render. -->