Mostrando entradas con la etiqueta pescado. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta pescado. Mostrar todas las entradas

Gastrobar Zalata

0 comentarios




Esta semana dando una vuelta por la zona de San Juan de la Palma, siendo tarde y buscando un sitio agradable para comer y que tuviera mesas fuera, fuimos a parar a Zalata, un nuevo gastrobar tranquilo y bonito en la calle Doña María Coronel.



Según pudimos ver en su carta y por su servicio lo llevan latinos y la carta es una fusión entre las carnes y sabores de aquí con los de allí. Tiene una carta no muy amplia pero con un poquito de casa cosa (carnes, pescados, tapas frías, etc).

Como éramos cuatro pudimos probar diferentes tapas, a saber, cous-cous de quinoa con cordero, rollito de abril y aceite negro (rollos de patata normal y violeta con aceitunas y salsas picantes), el crujiente de queso de cabra y peras caramelizadas (una especie de hojaldre muy bien cocinado con queso de cabra y, creo que espinacas, dentro), briwate de dos sabores (como unos grandes nachos o tortas con pollo y salsita por encima), tiras de pollo con espaguetis de patata, bacalao de bilbao con arroz negro y por último el solomillo de ternera con tortilla.


Todas las recetas así como las presentaciones son muy elaboradas como veis en las imágenes, se nota que los productos son de calidad y los sabores eran muy buenos.

Me gustaron especialmente los briwates de pollo y el crujiente de queso de cabra y peras caramelizadas, el bacalao negro también estaba riquisimo y el arroz con su poquito de alioli por encima. Lo que menos me gustó fueron los rollos de patatas con trozos de aceitunas, que no le vi demasiado el punto.

De precio no está mal, pagamos 25€ por pareja, bebimos unas cuantas cervezas y tomamos dos tapas cada uno. No es especialmente barato, pero es lo que se suele pagar cuando la cocina es de este tipo y el tipo de presentación.



Como gran punto negativo diré que el servicio fue regular. El chico que nos atendió era muy agradable pero tardaron en servirnos muchísimo tiempo. Al menos media hora o más para la primera tapa. Tampoco nos pusieron servilletero en la mesa. En Sevilla estamos acostumbrados a un buen trato en los bares y a mucha rapidez y esto, teniendo en cuenta que había un par de mesas más no me pareció de recibo, le quita puntos a la crítica. No sé si es algo habitual allí o fue puntual.



Tienen una web en la que podéis ver lo que ofrecen y conocer un poquito mejor la historia del lugar y su chef.

Resumiendo, lo recomiendo, la cocina es buena aunque tampoco es una cosa loca, los productos son de buena calidad y la carta es original. Id con tiempo porque son lentos.

Valoración


Voraz

0 comentarios




Esta semana pasada hemos tenido la gran suerte de que nos invitaran a una degustación en el nuevo restaurante de moda del Parque de los Príncipes, Voraz. 

La ubicación (Calle Santa Fe) es ideal para familias con niños porque está en el mismo parque, es una zona muy bien comunicada y agradable. El restaurante tiene un par de salones y una gran zona al aire libre está estupendamente montado y decorado y el servicio es muy bueno.

Digo todo esto al principio porque lo que me interesa contaros de verdad es lo que disfrutamos comiendo allí y todas las exquisiteces de su variada carta que pudimos probar.

Para comenzar nos sirvieron las bebidas y una panera con diferentes tipos de pan calentitos y una botellita de aceite, uno de esos detalles que ya desde el principio te atrapa.





Nos dijeron que empezaríamos con un tartar de atún. ¡qué sorpresa nos llevamos cuando lo probamos y vimos que la textura no era la de un tartar, el sabor no era la de un tartar, pero la apariencia era totalmente la de un tartar!!! Aunque intentaron tomarnos el pelo el aperitivo era una sandía cortada y presentada como un tartar, un trampantojo digno de engañar a cualquiera, al menos en apariencia! Y oye, un aperitivo muy rico para ir abriendo boca.

Tras el juego nos sirvieron el verdadero tartar de atún que estaba riquísimo y rodeado de algas, que me resultaron muy curiosas, el sabor (muy marítimo) es bastante particular y muy bien combinado con el pescado, nunca había probado las algas.



Seguimos con la ensaladilla de salmón y melva, espectacular. Ya sabéis que nos pirran las ensaladillas (como a todo buen sevillano) y esta, sin dejar de ser una ensaladilla preparada de modo tradicional estaba riquísima, sin duda por la elección de productos al prepararla.

Seguidamente nos sirvieron gambas (frías) y langostinos (calientes) y seguimos con el mar ya que después pudimos probar unos tacos de merluza de pintxo de tortilla de camarones con mahonesa de piparra, toda una novedad, algo muy nuevo, la merluza exquisita y muy bien frito.



Aunque ya estábamos llegando al límite no podíamos dejar de probar todo lo que nos traían y seguimos, esta vez pasándonos a la carne. Primero nos sirvieron un potaje de la casa con carne de buey, ideal para estas fechas.
Acto seguido la Burguer Voraz (que fue uno de mis platos favoritos), con queso fuerte, hojas verdes y tomate lo que de verdad impresiona y hay que saborear de esta hamburguesa es la propia carne, en su punto y realmente de calidad, picada por ellos mismos. Servida con patatas crujientes...Dios que carne!!!!



En este punto y aunque nos quedaba algo más de carne que probar ya no teníamos hueco y empezamos con los postres, el primer novedoso postre fue un "Gin-lemon aéreo". El auténtico postre para los "ginebreros" como yo ya que realmente sabe a ginebra, pues nos contó el chef que no pierde el alcohol, sin embargo la textura es espumosa y muy divertida.

El gran broche final del almuerzo fue el POSTRE con mayúsculas: ya la presentación fue realmente espectacular, en una bandeja-espejo en el que presentaban unos buñuelos (auténticos) con helado de vainilla por encima, diferentes tipos de chocolate alrededor...inexplicable. E S P E C T A C U L A R!!!!!


¿Qué más puedo deciros? Que tienen una excelente carta de vinos de las que a mi me gustan con muchos vinos andaluces (como debe ser), el que yo elegí fue Bienteveo, de Almonaster la Real, riquísimo.



Os dejo la web de Voraz para que echéis un vistazo y aprovecho para dar las gracias por la espléndida degustación de la que nos hicieron partícipes.

Valoración:




Bar Yebra

0 comentarios

El Tapeador Sevilla Bar Yebra

Aunque el Bar Yebra es un local conocidísimo en Sevilla la redacción de El Tapeador aun no había tenido oportunidad de probar sus deliciosas tapas.
Yebra es un bar de toda la vida que hace ya varios años que se reinventó creando nuevas tapas novedosas, cocina fusión con productos andaluces y algunos añadidos, todo espectacular.
El Tapeador Sevilla Bar Yebra

El bar tiene decoración clásica, fotos de Semana Santa, nada nuevo, además no tiene terraza y no es muy grande, hay que llegar pronto o no encontrarás sitio, aun así dentro se está a gusto y te servirán rápido y muy bien.

Sobre la carta os diré que tienen mucha variedad, nos sorprendió que la carta te la relata el camarero, no la tienen impresa y eso me confundió ya que se me antojaba todo y no tienes tiempo para pensarlo. En la pared podrás encontrar los platos, ya que Yebra también funciona como restaurante, y tienen todo tipo de carnes, incluyendo buey o jabalí, así como marisco, pescados y platos fríos.

Nosotros para empezar pedimos cerveza bien fría ya que hacía mucho calor, aunque tienen buena variedad de vinos que la próxima vez sin duda probaré. Cuando nos sirvieron la cerveza también nos pusieron un platito de papas aliñás, cortesía de la casa.
El Tapeador Sevilla Bar Yebra

Pedimos la tapa de merluza con fetuchini "nero di sepia", corvina sobre risotto blanco con espuma de foie y salsa de jalapeño, buey a la mostaza antigua, y lo último creo recordar que era unos taquitos de solomillo guisados al Pedro Ximénez. Como podéis ver en las fotos la presentación de los platos es espectacular y aunque las tapas no son especialmente grandes, con dos y el platito de papas aliñás te quedas satisfecha.

La que más me gustaron fueron las dos tapas de pescado, impresionantes, tanto el pescado, que eran trozos pequeños como lo que lo acompañaba, los fetuchini espectaculares, el risotto increíble y la espuma de foie simplemente me dejó con la boca abierta, muy original y riquísimo.
Con respecto a la carne, el buey a la mostaza demasiado fuerte para mi gusto, pero es lógico por la salsa de mostaza y el solomillo rico pero más normalito que las otras.

Pedimos dos postres, una tarta de galleta y una especie de hojaldre con nata casera y chocolate por encima. El hojaldre no es lo mio pero la tarta de galletas de las mejores que he probado en mi vida, una forma espectacular de acabar una cena magnífica.
De precio el Yebra no es barato, pero desde luego después de comer así de bien tampoco te parece caro. Pagamos 16€ por cabeza, más que ajustado en relación calidad-precio.
El Tapeador Sevilla Bar Yebra


Id! iddd!

Valoración




El Tapeador Sevilla Bar Yebra




Bar del mercado de la Encarnación.

0 comentarios

Hace ya bastante tiempo que El Tapeador es un fiel cliente del bar del mercado de la Encarnación. Y la verdad es que lo conocimos casi de casualidad. Fuimos un día a hacer la compra y decidimos tomarnos algo allí mismo. Lo que iba a ser una parada para una cervecita se convirtió en una comida en toda regla porque es imposible -o al menos muy difícil- ir y sólo tomarse una cervecita.

Situado en una de las puertas de entrada al mercado y rodeado de cristaleras es imposible no fijarse en él. Básicamente porque siempre suele está lleno, siempre hay un camarero dando vueltas y preocupándose de que no te falte nada y porque sus precios son imbatibles.
El bar no es mucho más de lo que se ve. Una barra con taburetes, una minúscula cocina al lado y algunas mesas altas y bajas para sentarse.

Bar del mercado de la Encarnación. El Tapeador.

Pepe ya nos conoce y nada más entrar por allí nos pregunta si queremos una cerveza o un vinito de la casa -de Extremadura-. Normalmente empezamos con cervezas pero pronto nos pasamos al vino. No solemos cambiar mucho la rutina gastronómica de este bar. Lo normal es que pidamos una tapita -o dos- de chipirones y luego sardinas, puntillitas, croquetas, adobo... o algunos de los pescados del día que estén en la pizarra. Aunque nos ha pasado más de una vez que hemos pedido algo fuera de la pizarra y Pepe ha llamado a la pescadería de enfrente y se lo han traído en el momento. Esto sí que es del mercado al plato. ¡Nos tratan tan bien!

Montaditos. Bar del mercado de la Encarnación. El Tapeador. No solemos pedir platos de carne allí, pero sí los montaditos sin salsa verde. Lo de no echarle salsa es algo nuestro. De hecho, la última vez Pepe pidió a cocina "Unos montaditos como le gustan a las niñas" y aparecieron a nuestro gusto. No son montaditos en pan de montadito ni en dos rebanaditas de pan sino con pan de barra y unos filetitos más que apañados para ser un montadito. Hay que pedirlos sí o sí. 


No sabría que tapita recomendar porque si os gusta el pescado todo está bueno. Los chipirones son bastante grandes y están riquísimos con su salsa verde; hay personas que van diariamente a la plaza a tomar su tapita de sardinas y luego se van a casa a comer; el adobo está también riquísimo y sazonado en su punto justo; ponen un pez espada y un atún que hacen que todavía me relama de gusto;  los salmonetes pequeñitos, los boquerones, los calamares, todo frito pero sin estar aceitosos. Quizá lo que menos me gusta son las croquetas, que pedimos un día y no hemos vuelto a repetir. Y eso que es de mis platos favoritos, pero habiendo tanto pescado y tan fresco creo que no querréis comer otra cosa.
Y aunque ya no es temporada, cuando vuelva a serlo hay que pedir también de manera casi obligatoria la ración de almejas y coquinas. Apuntado lo tengo ya para el año próximo.

Las tapas que tienen están escritas en una pizarra y el precio de casi todas es de 2€, alguna cuesta 2'50€. Y si quieres algo fuera de carta, pregunta porque seguramente lo tengan.

Sardinas. Bar del mercado de la Encarnación. El Tapeador. Ahora también tiene platos del día -que suelen ser guisos- pero al principio no. Y no era de extrañar que cuando ya nos lo habíamos comido todo y pensábamos "echarnos al suelo para rodar hasta la calle" viniera uno de los camareros a ponernos una tapita de los platos del día a ver qué nos parecía. Pues súper ricos, como todo lo que podéis encontrar ahí. Nosotras hemos probado las papas con carne y las albóndigas y estoy deseando volver para seguir probando platos del día.

Croquetas. Bar del mercado de la Encarnación. El Tapeador. El ambiente es genial y la clientela muy heterogénea. Están las personas que han hecho sus compras, se toman una cervecita y a casa; algunos trabajadores del mercado; los vecinos del barrio, personas que van diariamente a tomarse su tapita de sardinas allí... y los fines de semana estamos nosotras y todos los que han conocido este pequeño rinconcito y han quedado enamorados de él. Y es que no es de extrañar, claro. 

La única pega...  pues que como tiene horario de mercado cierra sobre las 15.00-15.30 -más de una vez nos hemos quedado solas mientras recogían el bar y los trabajadores del mercado limpiaban sus puestos- y que es muy difícil coger mesa en hora punta (sobre las 14.00). Pero todo queda compensado con la amabilidad y simpatía de Pepe, los camareros y los clientes, que no dudan en compartir su mesa contigo e incluso darte conversación para hacer la comida más amena.

Por todo lo anterior nuestra valoración es



 
  • El Tapeador © 2012 | eltapeadorsevilla@gmail.com| Diseñado por BUMERlab
    !-- Place this tag where you want the +1 button to render. -->